OMS: Cigarrillos electrónicos son dañinos para la salud Destacado

Organización Mundial de la Salud Organización Mundial de la Salud

Redacción Hechos.com

Víctor Mariño

En un reciente informe presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), presentado el pasado viernes en Río de Janeiro, afirma que los cigarrillos electrónicos son "indudablemente dañinos" y deberían ser regulados, también desaconsejó el uso de esos vaporizadores a los fumadores que intentan abandonar el hábito.

Además, el documento califica a la información disponible sobre el cigarrillo electrónico y sus eventuales efectos perjudiciales sobre la salud como insuficiente, inconsistente y poco concluyente y recomienda ser precavidos. El mismo será evaluado, en el mes de octubre, por los Estados miembros del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco.

Esta advertencia se justifica por el aumento de la popularidad de estos dispositivos en el mundo, que ya cuentan con 367 millones de usuarios, frente a 1.100 millones de fumadores de cigarrillos convencionales.

Riesgos asociados a las emanaciones

“La expectativa razonable de las personas no es correr un riesgo menor con respecto a la exposición al humo de tabaco ajeno, sino no correr ningún riesgo de exposición a ningún tipo de productos respirables”, argumentan los expertos de la OMS.

Las dudas giran alrededor del potencial efecto nocivo de las emanaciones de este dispositivo sobre las personas, fumadores activos y pasivos. De hecho, el aerosol que se inhala no es simple vapor de agua y las escasas pruebas realizadas revelaron amplias variaciones en los contenidos (tipo, calidad, cantidad); incluso se han identificado carcinógenos como el formaldehído y partículas que pueden causar irritaciones de los ojos y de los pulmones.

 Estos dispositivos exponen al consumidor a una menor cantidad de toxinas que el cigarrillo combustible, pero representan de todos modos "riesgos para la salud", sostiene el informe, que evalúa los resultados de las medidas (MPOWER) preconizadas por el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT).

Poca eficacia para evitar adicciones

También se duda del valor de estos dispositivos como ayuda para dejar de fumar ya que los datos son hasta el momento anecdóticos. Existe la sospecha de que, en realidad, con esta modalidad se socavan los esfuerzos del fumador para acabar con el hábito. Por tanto, la OMS recomienda prohibir las publicidades basadas en esta supuesta propiedad hasta tanto se aporten pruebas científicas fundamentadas. 

Redacción Hechos.com

Víctor Mariño

 

volver arriba