Dinámica económica en Risaralda genera optimismo empresarial Destacado

JorgelRamirezC JorgelRamirezC FOTO: LA REPUBLICA

En el Informe de Coyuntura Económica 2018 y perspectivas para 2019 que presentó el Centro de Estudios e Investigaciones Socioeconómicas de la Cámara de Comercio de Pereira se destaca que 2018 trajo un ajuste en el nivel de actividad económica regional, que afectó de manera heterogénea a los distintos sectores pero que mostró una economía fuerte que se destaca en el contexto nacional.

A nivel internacional, el entorno para Risaralda muestra vientos favorables en la lenta pero positiva recuperación de los países de Latinoamérica, con los cuales el departamento tiene importantes vínculos comerciales; también muestra elementos favorables en la reducción del desempleo en países como Estados Unidos, España y Reino Unido, tres de los principales países de origen de las remesas que recibe el departamento, y se registran retos en la desaceleración de Corea, China y la Zona Euro, compradores permanentes de varios productos del departamento.

En los agregados nacionales se observa un proceso de recuperación del consumo interno y el PIB, que para 2019 debería superar 3,3%, favoreciendo las operaciones de producción y comercio desarrolladas por empresas risaraldenses con presencia multirregional.

El entorno nacional es favorable en la medida en que la inflación está controlada, las tasas de interés se mantienen estables y no se han registrado sobresaltos en las cuentas externas.

Nos preocupa la reducción de los flujos de inversión extranjera directa y la creciente devaluación del peso, fenómenos relacionados entre sí, pero afectados por la dinámica de los precios del petróleo en los mercados internacionales, bastante sensibles a las inestabilidades geopolíticas de las grandes potencias económicas.

Estos elementos aterrizaron en Risaralda en un 2018 que inició con un fuerte ajuste, especialmente entre febrero y abril, cuando los niveles de desempleo crecieron por encima de 10%, pero se recuperó desde el tercer trimestre, retornando a los valores de 2017, históricamente favorables, sin mantener la tendencia de otras ciudades del país que han visto aumentar sus niveles de desocupación durante los últimos tres años.

La inflación controlada es un síntoma de estabilidad económica en Risaralda y el buen comportamiento de los precios de los alimentos favorece la reducción de la pobreza en 2019, pese a que en 2018 se dio un pequeño incremento en las incidencias tanto de pobreza como de pobreza extrema.

De acuerdo con las cifras entregadas por el Dane, el crecimiento económico de Risaralda fue de 3,4 por encima del promedio nacional, lo que se suma a varios años de crecimiento superiores al promedio de Colombia; se mantienen algunas preocupaciones como la reducción en precios y volúmenes exportados de café. Sin embargo, el turismo dio una mano importante durante el año anterior, lo que se reflejó en mayor actividad de sectores como alojamiento, transporte y servicios de comida.

La creciente devaluación del peso favorecerá en el corto plazo los flujos de remesas hacia el departamento e incentivará la realización de algunas exportaciones, pero puede afectar la importación de algunos insumos importantes para la industria de la región, así como afectar las operaciones de algunas empresas de comercio localizadas en Risaralda.

En medio de este panorama económico regional, nacional e internacional, las expectativas de los empresarios pereiranos sobre el desempeño económico general del departamento para 2019 son optimistas y hay elementos suficientes para pensar que el año de mayor ajuste en la actividad regional fue el 2018 y que si bien no se esperan crecimientos extraordinarios para el resto del año, cabe esperar una recuperación este 2019.

FUENTE: LA REPUBLICA

volver arriba