Brote de Ébola vuelve a ser una emergencia de salud pública internacional Destacado

CRUZ ROJA FINLANDESA / EFE CRUZ ROJA FINLANDESA / EFE

Resultado de imagen para ebola oms congo

Redacción Hechos.com

Víctor Mariño Delgado

La organización Mundial de la Salud declara el brote de ébola en la República Democrática del Congo, como una emergencia de salud pública internacional.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha afirmado que el riesgo de expansión sigue siendo muy alto, razón por la cual insta a las autoridades nacionales para trabajar con las aerolíneas y otras industrias de transporte y turismo para frenar su propagación a otros países del mundo.

La enfermedad por el virus del Ébola, antes llamada fiebre hemorrágica del Ébola, es una enfermedad grave, a menudo fatal, con una tasa de letalidad de hasta 90%, causada por el virus del Ébola, que integra la familia de los filovirus.

El virus del Ébola fue identificado por primera vez en 1976, cuando se produjeron dos brotes simultáneos: uno en Yambuku, aldea próxima al río Ébola, en la República Democrática del Congo, y la otra en una región remota de Sudán.

No se conoce el origen del virus, pero pruebas actuales indican que murciélagos frugívoros (de la familia Pteropodidae) pueden ser huéspedes.

Se transmite por contacto con secreciones corporales de personas infectadas

A través del contacto con animales infectados (generalmente después de faenados, o durante la cocción o ingestión) o a través del contacto con las secreciones corporales de seres humanos infectados. La mayoría de los casos son provocados por la transmisión de una persona a otra, que se produce cuando sangre u otros fluidos o secreciones corporales (heces, orina, saliva, semen) de personas infectadas ingresan en el cuerpo de una persona sana a través de soluciones de continuidad de la piel o de membranas mucosas.

La infección puede producirse también si las soluciones de continuidad de la piel o las membranas mucosas de una persona sana entran en contacto con objetos o ambientes contaminados con fluidos corporales de una persona infectada: prendas de vestir, ropa de cama, guantes o equipo de protección sucios, y desechos médicos tales como jeringas hipodérmicas usadas.

Signos y síntomas típicos de la infección por el virus del Ébola

Los síntomas varían, pero al comienzo de la enfermedad (en la “fase seca”) es común la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa, y dolores musculares, de cabeza y de garganta. A medida que la enfermedad avanza es común que las personas sufran vómitos y diarrea (la “fase húmeda”), erupciones cutáneas, deterioro de las funciones renales y hepáticas y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

Alerta en los países vecino de la RDC

Los delegados de la OMS han solicitado a las autoridades de los países vecinos de RDC, para que continúen supervisando los movimientos de población y los comportamientos sociológicos que pueden predecir el riesgo de expansión de la enfermedad a otros países.

Para esto se ha informado sobre riesgos y la interacción con las comunidades, especialmente en los puntos de entrada y salida del país, donde deben ser incrementados los controles sanitarios. Paralelamente, los países en riesgo deben aprobar los medicamentos y vacunas experimentales con una prioridad inmediata.

En el caso de RDC, ha destacado que el país debe continuar fortaleciendo el trabajo de concienciación y preparación con las comunidades, supervisar los movimientos a través de las fronteras y a nivel interno, así como fortalecer la vigilancia.

En este sentido, el director ejecutivo de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus ha destacado además que el Gobierno de RDC “está mostrando una transparencia excepcional al compartir información cada día”. “Están haciendo todo lo que pueden. Necesitan el apoyo de la comunidad internacional, incluido apoyo financiero”, ha recalcado.

Un problema: su difícil detección

Los científicos recuerdan que inicialmente los casos sin detectar no suelen infectar a nadie, es posible detectarlos y controlarlos para que no se conviertan en brotes epidémicos.

La mitad de los brotes de ébola no han sido detectados desde que se descubrió el virus en 1976, según estiman científicos de la Universidad de Cambridge. Los nuevos hallazgos se producen en medio de la creciente preocupación por el Ébola en la República Democrática del Congo, y ponen de relieve la necesidad de mejorar la detección y la respuesta rápida para evitar futuras epidemias.

En un informe remitido con cifras vigentes hasta el pasado mes de mayo de este año, las autoridades situaron en 1.209 el número de muertos, de los que 1.121 dieron positivo en pruebas de laboratorio y el resto son probables.

Esos datos representan el fallecimiento de 85 personas en menos de una semana, en tanto que los casos de contagio ascienden a 1.816, de los cuales 1.728 están confirmados en el laboratorio.

Alerta a los síntomas una vez que se ha sido infectado

El virus del Ébola provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar una tasa de mortalidad del 90 % si no es tratado a tiempo. 

 

El período de incubación, o sea, el intervalo entre la infección y la aparición de síntomas, oscila entre 2 y 21 días. El contagio de persona a persona recién ocurre cuando aparecen síntomas. Las infecciones de la enfermedad por el virus del Ébola solo pueden confirmarse a través de análisis de laboratorio.

Una vacuna experimental contra la enfermedad por el virus del Ébola

Una vacuna experimental, denominada rVSV-ZEBOV, ha demostrado proporcionar una gran protección contra este virus mortal en un ensayo clínico a gran escala (11. 841 sujetos) realizado en Guinea en 2015. Entre los 5.837 sujetos que recibieron la vacuna no hubo casos de Ébola 10 o más días después de la vacunación, mientras que en los que no recibieron la vacuna hubo 23 casos registrados.

El estudio, dirigido por la OMS junto con el Ministerio de Salud de Guinea, Médecins sans Frontières y el Instituto de Salud Pública de Noruega, contó con la colaboración de otros asociados internacionales. Se eligió un protocolo de vacunación "en anillo", en el que algunos "anillos" fueron vacunados poco después de detección de un caso, y los demás "anillos" al cabo de 3 semanas.

Aunque la eficacia de la vacuna en las personas es por ahora del 100%, se necesitan pruebas más concluyentes sobre su capacidad para proteger a las poblaciones mediante la denominada "inmunidad de grupo". A tal fin, el organismo nacional de reglamentación y el comité de ética de Guinea han aprobado la continuación del ensayo.

Fuente: Redacción - Hechos.com

volver arriba