80 familias reclaman por su vivienda en Chinchiná

FOTO: LA PATRIA FOTO: LA PATRIA

Pagaron sus apartamentos en la Urbanización Guayacanes, pero aún no se los entregan, denuncian. Señalan como responsable a la Constructora Eco. El problema: humedades, grietas y filtraciones en los bloques A y B. El C está inconcluso y hay riesgo en la ladera. Otros propietarios solo tienen promesas de compraventa y piden las escrituras.

Hace cuatro años se gestó en el barrio La Doctora, zona periférica de Chinchiná, el conjunto habitacional Guayacanes, proyecto de Vivienda de Interés Prioritario para Ahorradores (VIPA), que albergaría a unas 320 familias de estratos dos y tres. Este programa se dirige a personas que devengan entre uno y dos salarios mínimos.

El proyecto habitacional quedó a cargo de la Constructora Eco S.A., de Manizales. Su representante legal es el expresidente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) Eduardo Jaramillo Robledo.

Planeación del Municipio de Chinchiná otorgó las licencias de urbanización y de construcción en el 2014 y en el 2015, las cuales siguen vigentes.

La desazón de compradores es porque se trata de casas adquiridas por 48 millones de pesos, de los cuales con el subsidio VIPA se pagaban 22 millones y el monto restante era financiable con entidades bancarias, y aunque en muchos casos ya pagaron no aparecen como dueños, mientras que otros no reciben su vivienda.

Enredos

¿Qué ha pasado? La ladera de la Torre C a la B está erosionada. En la Torre C, las obras están paralizadas, se arruma material de construcción, las paredes tienen un manto negro, el hierro está oxidado y es evidente el abandono.

Apartamentos de la Torre B que llevan tres años construidos presentan humedades, filtraciones y grietas en las escaleras y en los pasillos. “No sabemos quién responde, suponemos que estos edificios tienen pólizas”, dicen los afectados.

Ofelia Marina Ayala lleva año y medio en un apartamento de la Torre B, conserva la promesa de compraventa del Proyecto Guayacanes B. “Pagué de contando los $48 millones, en la Constructora Eco me dicen cada rato que ya me hacen los papeles y nada. No accedí al Subsidio VIPA”.

El apartamento donde habita Elena Riasco, vecina de Ofelia, presenta filtraciones en el techo del baño y en las paredes de la sala. “Les pasé un derecho de petición a los encargados de postventa, pero no responden”, dijo.

Lo mismo pasa en el apartamento de Mauricio Flórez, de la Torre B: “Reparamos dos veces las filtraciones. De Eco dijeron que habláramos con el vecino de arriba para que él también arreglara la humedad”.

Los propietarios pagan a la constructora $50 mil mensuales de administración. No se cuenta con portero.

Más problemas

Afectados quisieron desistir del proyecto, pero dicen que Eco se negó a devolverles el dinero. 14 de los 80 afectados pagaron por los apartamentos, los 66 restantes los separaron con $2 millones y daban cuotas mensuales de $300 mil, algunos sacaron créditos bancarios. LA PATRIA quiso confrontar estos datos con la constructora, pero no respondió.

La dueña de una cafetería de Chinchiná invirtió 10 años de sus ahorros en un apartamento que está sin terminar. “Quedaron de entregármelo en el 2016 y nada. De Eco me dijeron que si me retiro del proyecto debo pagar $500 mil de arras, más intereses. El señor Jaramillo, gerente de Eco (…), cada rato nos dice que lo demandemos, no tiene plata con qué responder”, denunció.

De la fiducia les dijeron que la plata se la giraron a Eco. "Las directivas de Eco les manifestaron a beneficiarios que firmaran unos documentos y les daban de a $30 millones, pero no aceptaron", dijo una afectada.

Afectados dicen que intentarán a través de tutelas obtener el resarcimiento de sus derechos. “Invertimos todo lo que teníamos, no tenemos con qué ponernos a pagar abogados”.

 

Otros casos

*Propietarios de los conjuntos Bosques de Villa Café y de Cerros de Niza, proyectos ejecutados por Eco, en Manizales se quejaron en el 2017 por la demora en la entrega de sus casas ya pagadas. Entonces Eduardo Jaramillo reconoció retrasos en Villa Café, pero no del otro caso. Aseguró que se entregaron las viviendas en los términos.

*En el 2015 se registraron unas 200 quejas de usuarios de la Ciudadela Caribe Real, en Malambo (Atlántico), que le reclamaban a Eco por problemas estructurales. Allí murieron dos niños por accidentes generados por fallas en los acabados y hubo demoras injustificadas. En ese entonces el viceministro de Vivienda Guillermo Herrera dijo que se harían efectivas las pólizas de calidad de las 720 soluciones de vivienda y Eco no podría acceder a recursos públicos para volver a construir.

 

No responde

*Eduardo Jaramillo, gerente de Construcciones y Explanaciones Eco S.A, no respondió a los señalamientos que hacen habitantes y compradores de la Urbanización Guayacanes, de Chinchiná. El miércoles de la semana antepasada un periodista de LA PATRIA fue a su oficina de Manizales. Luisa Galvis, asistente de gerencia, dijo que Jaramillo no daría entrevistas y no se encontraba en la ciudad. En una entrevista anterior, que concedió para hablar de los problemas que presenta una ladera en La Finquita, sector del barrio La Sultana, se le requirió por lo de Guayacanes en Chinchiná, pero dijo que no se referiría a ese tema.

 

Acompañan a las familias

Sergio López Arias, alcalde de Chinchiná

“Hay que entender que tenemos un marco constitucional y reglamentario, dentro de ello estamos acompañando a las familias desde el punto de vista de las acciones que se puedan emprender. Estas no han emprendido ningún tipo de acción, hicimos una reunión con ellas. Bajo nuestras competencias elevamos unos derechos de petición, en lo que tiene que ver con los recursos de la fiducia y los movimientos. Planteamos estrategias legales desde lo civil y lo penal. Estamos a la espera de que esto evolucione. Los contratos de obra de vivienda tienen una póliza por 10 años que cubre daños en la infraestructura. Planeación tiene que hacer una autorización de ocupación, pero las dificultades se presentaron con posterioridad a la ocupación".

 

Findeter dice no ser responsable

El interventor del proyecto, argumentó ante el Concejo de Chinchiná que no tiene responsabilidad sobre la obra y que no invirtió dineros. William Fuentes, gerente de Vivienda de la entidad, afirmó: "Findeter fue contratada por la Fiduciaria Bogotá para realizar la supervisión del proyecto Guayacanes etapas 1,2,3,4, hacerle el seguimiento y emitir las certificaciones de las viviendas adquiridas. La supervisión incluye única y exclusivamente la verificación del proyecto. Se comprobó que la obra avanzara y que cumpliera con la programación y con la entrega de los diseños, licencias, servicios públicos y acabados. Findeter no construye ni contratamos a un tercero. La Fiduciaria Bogotá los contrató, ellos pueden certificar los aspectos del proceso. No podemos emitir conceptos técnicos, no está dentro de nuestras funciones. Recibimos un comunicado de la Fiduciaria Bogotá en la que nos informan que queda suspendida la supervisión, no participamos en el proceso de selección de los beneficiarios. Solo somos verificadores".

 

Datos

*Entre el 2017 y el 2018 entregaron los primeros 160 apartamentos de las etapas A y B, de 45 metros cuadrados cada uno.

*La etapa A tiene 8 torres de 5 pisos cada una, la B tiene cuatro torres. En la C estaban proyectadas cinco torres.

Fuente: La Patria 

 

volver arriba