¿Decidir no tener hijos es la solución para salvar el planeta?

La población mundial está hoy en 7.600 millones de personas, pero se calcula que para el 2050 rozará los 10.000 millones. Y todo esto con el planeta en crisis.  Foto: iStock La población mundial está hoy en 7.600 millones de personas, pero se calcula que para el 2050 rozará los 10.000 millones. Y todo esto con el planeta en crisis. Foto: iStock

La idea de no traer más personas a este mundo, porque ya ‘no hay cama para tanta gente’, no es algo precisamente nuevo. Pero el antinatalismo se está nutriendo, y con fuerza, de una tendencia cada vez más importante entre los jóvenes: la causa medioambiental.

A través de Internet, grupos de ‘millennials’ y ‘centennials’ de todo el mundo discuten sobre cómo mitigar el daño causado al medioambiente por el hombre y qué se puede hacer para tratar de frenar o revertir la situación. Y entre las opciones, el no reproducirse suele citarse como uno de los aportes individuales de mayor impacto que una persona puede hacer.

La discusión ha llegado a tal nivel, que hace poco la congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez publicó un video en su cuenta de Instagram, con más de 2,5 millones de seguidores, en el que dice: “Es legítimo preguntarse si está bien tener hijos ante el cambio climático (...) Existe un consenso científico de que las vidas de esos niños serán muy difíciles. Y esto lleva a los jóvenes a tener una pregunta legítima: ¿está bien tener hijos?”.

Y aunque el planteamiento parezca extremo, la evidencia sobre la mesa convierte a este asunto en algo que amerita, cuando menos, una reflexión.

Según un estudio reciente de Naciones Unidas sobre la biodiversidad en el planeta, entre 500.000 y un millón de especies animales y vegetales se verán amenazadas de extinción por la acción del ser humano. Y esto se suma a otras cifras no menos inquietantes, por ejemplo, que se ha reducido un 26 % la cantidad de agua dulce disponible por cada habitante, ha aumentado en un 75 % las zonas muertas en los mares y que cada día depositamos ocho millones de toneladas de plástico en los océanos. 

Pero hay más: cada año desaparecen más de 13 millones de hectáreas de bosques, las poblaciones de animales han disminuido en un 58 % en los últimos 40 años, las emisiones de CO2 crecieron 2,7 % en el 2018 hasta llegar a la cifra récord 37,1 gigatoneladas, los últimos tres años han sido los más calurosos de la historia del planeta. La lista de datos es tan interminable como alarmante. Y más aún cuando se prevé que la población mundial aumente de las 7.600 millones de personas actuales a cerca de 10.000 millones para 2050. Solo la demanda mundial de alimentos, que se estima crecerá un 50 % durante este período, ejercerá una enorme presión sobre la forma en que se utiliza la tierra, para no hablar de los mayores niveles de CO2 y otras formas de contaminación, así como la mayor depredación de los cada vez más escasos recursos naturales.

A Colombia la discusión llegó hace rato. De hecho, a comienzos de este año se hizo muy visible por cuenta de Nathalie Gómez (30) y Andrés Molina (39), una pareja que divulgó en redes sociales su decisión de no tener hijos como una forma de aportar al cuidado del medioambiente.

Es legítimo preguntarse si está bien tener hijos ante el cambio climático (...) Existe un consenso científico de que las vidas de esos niños serán muy difíciles

 

Fuente: El Tiempo

35 comentarios

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba