Carretera central que une al Huila con Caquetá y Putumayo, se desprende a pedazos

En la madrugada del jueves se presentó una grave afectación que causa el desprendimiento de la vía Garzón-Neiva, lo cual tiene en alerta a las autoridades del sur del país, pues perturba significativamente la movilidad y comunicación entre los departamentos.

El gobernador del Huila, Carlos Julio González Villa, afirmó que "el cierre de la vía fue recomendado por Invías para preservar las vidas humanas”, pues la emergencia se presenta entre los municipios de Garzón y Gigante, impidiendo el paso vehicular por ambos sentidos y podría ser mortal para quienes intenten cruzar con la carretera en ese estado.

Visitó, además, el lugar de los hechos para encontrar vías alternas que puedan tomar los huilenses que utilizan la carretera diariamente para movilizarse entre los municipios de Neiva, Pitalito y San Agustín, así como las ciudades de Florencia y Mocoa. Entre estas soluciones encontró cuatro vías alternas, de las que se está verificando el estado del tramo Gigante – Zuluaga – Garzón, para identificar qué tipo de vehículos podrían transitar.

Por el momento, el transporte pesado, debe circular por la vía La Plata – El Pital, aunque el recorrido sea más largo.

El tramo fue construido por Emgesa, para dar paso al proyecto energético de la represa El Quimbo, por lo que también estuvieron presentes los directivos de dicha organización. “Enel-Emgesa hace evaluación de los puntos críticos y se compromete a ejecutar las soluciones por lo que la ANI debe permitir esa intervención, que se hará de acuerdo con las recomendaciones técnicas que haga la empresa Ingetec", dijo el gobernador del Huila.

También se realizó una articulación con las empresas Surgas y Alcanos, para optimizar el suministro de gas natural al centro y sur del departamento,  por lo que el desprendimiento de las vías también afecta este servicio. Para este caso, se tuvo que suspender el servicio el 21 de julio.

volver arriba