Fidel Castro, el misterio de su poder en Cuba y su ataque contra Barack Obama

(Foto: EFE) (Foto: EFE)

Cuba no necesita que "el imperio" le regale nada, la carta en la que Fidel Castro rompió su silencio tras las fotos de la televisión oficial de Venezuela que le mostraron en una silla de ruedas.

Fidel Castro al "hermano Obama": "No necesitamos que el imperio nos regale nada". El dictador que lideró la revolución cubana escribió una larga columna en el diario oficial Granma. Criticó el discurso del presidente Barack Obama en el Gran Teatro de La Habana.

Cuando Francisco estuvo en Cuba, los medios oficiales difundieron la imagen del apretón de manos del Papa a un Fidel Castro muy envejecido. Antes de la llegada de Barack Obama a La Habana, se difundieron momentos de la visita de Nicolás Maduro a Cuba. En las imágenes de VTV Canal 8 se pudo ver a Fidel Castro, a sus 89 años, en una silla de ruedas con medicinas en la mesita de al lado.

¿Cuál es su verdadero poder e influencia? El programa de la visita de Barack Obama a La Habana nunca contempló un encuentro con Fidel Castro. Tampoco una reunión conjunta. Raúl Castro no la forzó.

En La Habana, en círculos diplomáticos, se asegura que hay cuatro círculos de poder en el Partido Comunista de Cuba: el anillo de Raúl Castro o el clan del chino; los servicios secretos, la Dirección de Inteligencia o G2; los jefes militares con control directo sobre el turismo, el área estratégica; y la vieja guardia de Fidel.

Desde su grave enfermedad, y el comienzo de su deterioro físico, Fidel Castro, o la vieja guardia que le arropa, utiliza el diario Granma, el portavoz oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, como la plataforma del fidelismo. Este círculo no emitió ninguna declaración sobre la visita de Barack Obama ni tampoco sobre el concierto de la banda británica, The Rolling Stones.

Este silencio se rompió en el artículo El hermano Obama, una nueva entrega de las llamadas reflexiones de Fidel, fechado a las 10.27 de la noche del 27 de marzo. Fue divulgado en la mañana de este lunes 28 con duras respuestas al llamamiento de mano tendida del martes 22 de Barack Obama desde el Gran Teatro de La Habana.

Fidel Castro fue tajante. "No necesitamos que el imperio nos regale nada", escribió. Afirmó que los cubanos corrieron "el riesgo de un infarto" al escuchar al presidente de Estados Unidos hablar de cubanos y estadounidenses como "amigos, familia y vecinos".

El artículo de Fidel Castro puede ser un desahogo de su círculo, la vieja guardia, o aviso de que Raúl Castro tiene plomo en sus alas. Muestra las dificultades, con Fidel Castro vivo, de iniciar un cambio profundo en Cuba, político y económico. De entrada, supone un jarro de agua fría, todo un balde, para quienes confiaban en gestos inmediatos en La Habana de apertura y autocrítica.

 

Fuente: Hechosdehoy.com

1 comentario

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba