Cinco efectos en Reino Unido si vota por su salida de la Unión Europea

(Foto: elconfidencial.com) (Foto: elconfidencial.com)

De darse, sería un golpe al proceso de integración europea de consecuencias imprevisibles.

La hipotética salida del Reino Unido este jueves de la Unión Europea sería el primer paso atrás en la construcción política europea, un golpe al proceso de integración de consecuencias imprevisibles, con probables daños económicos, y el precedente para otras deserciones si siguen creciendo los partidos ultraderechistas. Si la opinión de los líderes mundiales influye, Obama, Clinton y Merkel piden a los británicos que se queden; Trump, Putin y Le Pen, que se vayan. Pero más allá del riesgo de colapso, Londres perdería en temas claves de su economía:

1. Mercado común

Los 28 países de la UE –y otros que han negociado su acceso como Noruega, Suiza o Islandia– comercian como si de un solo país se tratara. No existen derechos de aduana ni aranceles de ningún tipo y las mercancías viajan de Londres a Varsovia o Madrid como si lo hicieran de la capital británica a Manchester.

Más de la mitad del comercio británico es con sus socios europeos. De producirse el Brexit, como también se le llama a esta votación. los productos británicos tendrían que pagar el arancel común impuesto a cada producto para poder ser vendidos en Europa.

El Gobierno británico podría negociar un tratado de libre comercio, pero no sería inmediato: Canadá ha tardado siete años en negociar el suyo –que está por ratificar– y Estados Unidos lleva tres años, sin frutos. Con el bloque del Mercosur las negociaciones se arrastran desde hace más de 10 años.

2. Libre circulación

El Reino Unido no participa en el espacio de libre circulación de personas, el conocido como ‘Espacio Schengen’. Eso hace que pueda exigir visas a terceros países independientemente de la visa ‘Schengen’ común que comparten 22 países europeos.

Pero el resto de europeos tiene libertad para viajar sin visa al Reino Unido –y establecerse y trabajar allí– y los ciudadanos británicos pueden vivir y trabajar sin permisos en cualquier país del bloque.

La salida británica de la UE dejaría en el limbo a los más de dos millones de británicos que viven en los demás países europeos. Tendrían que pedir permisos de residencia y trabajo. Y podrían perder el acceso gratuito a la sanidad pública de otros países, como el que ahora tienen cientos de miles de jubilados británicos en España.

3. Política comercial

Los 28 países de la UE no tienen competencias de política comercial con terceras naciones porque las cedieron a Bruselas. La Comisión Europea es la responsable de controlar el acceso de productos y servicios al bloque y de negociar con otros estados los acuerdos comerciales.

Un mercado de más de 500 millones de habitantes –que suman, unidos, la mayor potencia económica del planeta– tiene un poder de negociación varias veces superior al que podría tener un Londres con la política comercial recuperada. No se negocia igual con EE. UU. o China –o con superioridad frente a potencias medianas– con el respaldo de los 28 países de la UE que en solitario.

4. Escocia

Los sondeos apuntan a que el voto contra la salida será mayoritario en Escocia, uno de los territorios más europeístas del Reino Unido. Los escoceses decidieron en septiembre de 2014 votar contra la independencia -55 % contra 45 %-, pero el mayoritario partido nacionalista SNP advierte desde hace tiempo que hará lo posible para que Escocia siga en la UE.

Una hipotética salida británica de la UE podría desencadenar otro referendo en Escocia, esta vez con muchas más posibilidades de provocar la independencia de la región norteña, que automáticamente pediría su adhesión a la UE.

5. Pasaporte financiero

Londres es la capital financiera europea, pero su estatus se vería amenazado si el país saliera de la UE. Los productos financieros gestionados desde las cámaras de compensación y los establecimientos financieros basados en el Reino Unido se venden sin restricciones en los 19 países de Europa. Si se da el brexit, ese “pasaporte financiero” se vería revocado.

Muchos gigantes bancarios tendrían que mover parte de sus actividades a otros centros –Fráncfort parece la mejor posicionada– para seguir trabajando como hasta ahora.

Los servicios financieros aportan el 10 % del PBI británico, y las entidades financieras de terceros países con sede en Londres saben que desde ahí tienen acceso ilimitado a los mercados financieros del resto del continente. El brexit les quitaría esa ventaja.

Esperanzas

Londres (AFP). El primer ministro británico, David Cameron, se dirigió solemnemente el martes al país y pidió a las viejas generaciones votar a favor de la Unión Europea pensando en las “esperanzas y sueños” de los jóvenes.

“Piensa en las esperanzas y sueños de tus hijos y tus nietos. Saben que sus posibilidades de trabajar, de viajar y construir la clase de sociedad abierta y próspera que desean, depende del desenlace del referendo”, dijo

Cameron en un discurso frente a Downing Street.

 

Fuente: El Tiempo. 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba