Este es el polémico comercial de bebidas azucaradas que sacaron del aire

(Foto: El Espectador / Steve Cukrov) (Foto: El Espectador / Steve Cukrov)

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) le ordenó ayer a la Asociación Educar Consumidores que frene inmediatamente la difusión de la campaña publicitaria. Postobón fue el que lo denunció.

El comercial de televisión, que dura 30 segundos, arranca con productos que contienen azúcar y concluye con las posibles consecuencias de su consumo. Según Martha Sandoval, economista e investigadora de Educar, la campaña se hizo debido a una preocupación fundamental por la salud de los colombianos, “promover los impactos que tienen las bebidas azucaradas en la salud, en particular, porque en Colombia el 51 % de la población sufre de obesidad, el 17 % está relacionado con niños y peor aún, la tasa anual de muertes por enfermedades asociadas al consumo de bebidas azucaradas es de 4.928 personas”, aseguró.

Por ese comercial, que entre otras cosas fue denunciado por Postobón, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) le ordenó ayer a la Asociación Educar Consumidores que frene inmediatamente la difusión de la campaña publicitaria que hace alusión a las repercusiones en la salud humana que tiene el consumo de bebidas azucaradas, como gaseosas, jugos embotellados y té helado. 

La pieza informativa dice literalmente: “Tomas un jugo embotellado por la mañana, un té helado a mediodía, una gaseosa con la comida y un par más en la noche. Parece algo inofensivo, pero todas estas bebidas azucaradas en un solo día suman mucho azúcar adicional que puede provocarte grandes problemas de salud, incluyendo la obesidad, que causa diabetes, enfermedades del corazón y algunos tipos de cáncer”.

Según la SIC, el comercial contiene afirmaciones que no cuentan con soporte científico o médico y no logran demostrar la relación entre el consumo de ciertas bebidas con azúcar y las imágenes proyectadas. Además, como dice la SIC, "en el comercial se utiliza como unidad de medida la “cucharadita”, que no es ni exacta, ni determinable, ni comprensible, ni mucho menos aceptado como unidad de medida en el Sistema Internacional de Unidades que rige en el territorio colombiano".

Según Mónica Ramírez, de la Superintendencia de Industria y Comercio, esta entidad no se opone “a que se difundan campañas de información sobre los riesgos de productos que influyen en la salud. Lo importante es que la información que suministran sea veraz, verificable y no confunda a los consumidores. Para la Superintendencia, esto no ocurre”. Por eso se ordenó la suspensión inmediata de la campaña publicitaria que incluye cuñas radiales, vallas y el comercial televisivo que despertó una fuerte polémica.

Sin embargo, Sandoval, de Educar, aseguró que lo consignado en la pieza publicitaria tiene fundamento científico y está basado en las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Desafortunadamente, la SIC tomó la decisión sin notificarnos y no nos preguntó de dónde salen los argumentos para estructurar la campaña”.

Para la organización Educar, la evidencia científica que han recogido de la OMS, de la Encuesta Nacional de Situación Nutricional en Colombia (Ensin) y de estudios internacionales es amplia: las bebidas azucaradas tienen un grave impacto sobre la salud de las personas. Y para agravar el panorama, los consumidores no cuentan con información suficiente que les permita conocer los riesgos a los que se exponen, por ejemplo las altas probabilidades de sufrir enfermedades como obesidad, diabetes, infarto, tensión alta, colesterol, ceguera, amputaciones, caries, enfermedades renales, gota o problemas reproductivos.

La denuncia del comercial fue hecha por el comité de monitoreo de medios de la SIC y la empresa Postobón, confirmó Ramírez, representante de la SIC. En el comunicado de la SIC se señala que “el comercial de televisión da por cierto que todo tipo de gaseosa, jugo embotellado y té helado contiene azúcar, y que los que la contienen la incorporan en la misma cantidad, lo cual no es cierto, pues el contenido de azúcar varía de marca a marca y de producto a producto”.

La entidad advirtió que el incumplimiento de la orden dará lugar a las sanciones previstas, que pueden ser de hasta $689’455.000, equivalentes a mil salarios mínimos mensuales. Martha Sandoval, investigadora de Educar, concluyó diciendo que ellos respetaban la decisión de la SIC, que no le preocupan los gastos monetarios de la campaña y que lo cierto es que la entidad “no está priorizando la salud pública de los colombianos, no se tomó el tiempo de verificar la información científica del comercial y sólo tuvo en cuenta la denuncia hecha por Postobón”, dijo.

 

Fuente: El Espectador

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba