Herencia tiene en líos a un hijo de fallecido presidente del Cali

(Foto: Archivo Particular EL TIEMPO) (Foto: Archivo Particular EL TIEMPO)

Una serie de capturas desde el día de crimen de contador llevaron a detención de Humberto Arias Jr.

Los dos millones de pesos que no se le pagaron al sicario que al mediodía del sábado 24 de enero de 2015 disparó contra el contador Carlos Alberto Sarria, marcaron el enredo que tiene ahora entre rejas a Humberto Arias Junior, hijo del fallecido empresario Humberto Arias.

El homicidio, según la Fiscalía, estaría en una cadena de delitos por la herencia del expresidente del Deportivo Cali.

El viernes, en audiencia que se prolongó hasta las 8:00 de la noche, el Juzgado 9 penal municipal con funciones de control de garantías profirió medida de aseguramiento en centro carcelario contra Arias Jr. y sus trabajadores Carlos Alfonso Manrique y Jairo Ocampo Valencia. El despacho considera consistentes las pruebas que la Policía y la Fiscalía 20 Especializada presentaron en el caso del crimen de Sarria por los tres hombres afrontan cargos de homicidio agravado y porte de armas.

Arias, además, es investigado por presunta falsedad en documento privado y estafa agravada y que al parecer se originan en la disputa de la herencia, lo que habría desencadenado este drama familiar.

Humberto Arias, padre falleció en agosto de 2011 dejando una fortuna que según los investigadores incluye casi un centenar de apartamentos, casas, suites y locales en Cali, Cartagena, Santa Marta y Estados Unidos, además de títulos valores por 534 millones de pesos. Inicialmente, en el testamento un 42 por ciento de los bienes correspondía a Humberto Arias Jr, otro 42 por ciento a Carlos Humberto y un 16 por ciento a Brayan Humberto, todos hijos de madres diferentes.

Carlos sufrió un atentado en abril de 2010 y se fue a Estados Unidos, donde reside, al igual que Brayan.

Humberto Junior inició la sucesión testamentaria, en diciembre de 2010 en un juzgado de Familia de Cali. Y en noviembre de 2013 se presentó en la Notaría Única de Jamundí con documentos como el único heredero.

Según la Fiscalía, es cuando la situación se enreda ante la posición de Sarria, contador que trabajó con el expresidente del Cali y seguía con uno de los hijos, y quien se habría opuesto a las pretensiones de Junior.

El 25 de enero de 2015, el sicario contratado no pudo consumar el atentado en el barrio Tequendama. Pero el 26, en el parque del Perro, Sarria fue baleado. La Policía capturó al presunto pistolero: Jéffer Valverde.

Sarria murió a los dos días, pero las personas contratadas para el crimen creyeron que había sobrevivido. Se trataría de la banda ‘Los del Obrero’, la que contactó a ‘Jéffer’ y no le pagaron al considerar que no había cumplido ‘el encargo’. El detenido decidió contar a la Policía y Fiscalía.

El 22 de enero pasado, la Policía detuvo a 15 presuntos integrantes de los ‘del Obrero’, incluidas ‘Lucrecia’ y ‘Yexenia’, quienes estarían implicadas en el atentado.

También, el abogado José Fernando Hinestrosa, quien se acogió al principio de oportunidad con la Fiscalía y habría narrado que le pidieron que citara a Sarria “en un lugar de fácil acceso para el sicario”, según se leyó en la audiencia.

Arias Junior, Manrique y Ocampo no aceptaron los cargos y su defensa interpuso un recurso de apelación, que definirá un juzgado del Circuito.

Fuente: El Tiempo

http://www.eltiempo.com/

 

2 comentarios

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba