Casas de Simón Bolívar inundadas por desbordamiento de arroyo

(Foto: Orlando Amador) (Foto: Orlando Amador)

Viviendas sin techo e inundadas fueron algunas de las secuelas que dejó la fuerte lluvia de ayer en la ciudad. Ideam pronostica más precipitaciones a lo largo de septiembre y octubre.

A las 11:30 de la mañana un manto de nubes negras cubre a Barranquilla por completo. Muchos corren para llegar a sus destinos y no ser los desafortunados de enfrentarse contra un arroyo o las fuertes brisas que consigo traen los torrenciales aguaceros. Otros tantos abren sus paraguas o buscan refugio, mientras los habitantes de la calle 19 con carrera 9, en el barrio Simón Bolívar se alistan para una batalla contra las aguas que rebozan el caudaloso arroyo ‘Don Diego’.

Caen las primeras gotas y la alarma de alguien que ha vivido por más de 35 años en el barrio se activa. Enzo Conrado de 62 años y habitante del sector, se prepara con su esposa Gladys Reyes de 63 años y sus dos hijos, tablas en mano, para crear una barrera en la puerta de la vivienda que no permita el ingreso del agua. Su casa es una entre tres cuadras que, por el día de ayer, quedaron sepultadas bajo una laguna.

“Son 8 arroyos los que convergen en Don Diego”, dice, refiriéndose al caudal con respeto. Por vivencias pasadas, comenta,  sabe que si llueve en cualquier parte de la ciudad, ellos son los que librarán una batalla con las aguas. “Si no llueve por acá, de igual forma nos toca protegernos de lo que viene de arriba” explica Conrado. Igual que él, sus vecinos de la calle 8ª y 8 han sido afectados por el desborde del agua.

La preocupación más grande de Reyes cuando llueve no son los bienes materiales que se puedan echar a perder, es que su hijo Ronald, de 23 años, quién tiene una discapacidad cognitiva, no mide los riesgos del afluente y piensa que es “un lugar donde puede jugar”. “Él no sabe los riesgos y si no estamos pendientes, ese monstruo se lo lleva facilito”, sostiene la mujer sentada en una mecedora, recuperándose de su segunda operación en el apéndice.

Reyes cuenta con la mirada fija en las paredes que contienen el agua, que hace 5 años el arroyo se desbordó, llegando hasta los cuartos y dañando todo a su paso. “Quedamos sin nada y nadie nos ha ayudado”, dice mientras señala con la mano la rodilla de su esposo como medida hasta donde llegó el agua. Recuerda que los colchones flotaban, las tablas se dañaron, los zapatos se fueron con la corriente y el piso se levantó. “Nada ha cambiado, desde que lo canalizaron es peor. Ahora sufrimos más”.

Karina Villa, vecina de la casa de al frente, afirma que el canal que trata de dominar a “Don Diego”, está presentando fisuras en la superficie. “Nos van a prestar atención cuando eso se rompa y ocurra una tragedia”, manifiesta.

El arroyo empieza a calmarse y las tablas se cambian por escobas. Las puertas y ventanas se abren para que el sol entre y el agua salga. Los vecinos barren las terrazas y comentan las nuevas pérdidas por otro aguacero. “Se mojó todo el colchón”, “se me dañó el televisor”, “ni la muralla china aguanta ese río”, se escucha acompañado del sonido del cepillo fregando el piso.

Conrado barre el agua que a pesar de las tablas, entró a la casa. Ronald mira televisión sin ningún tipo de preocupación y Reyes se balancea en la mecedora viendo como sus amigos del barrio tratan de recuperar lo estropeado por el agua. “ 40 años y nunca va a cambiar”.

Otros daños

Electricaribe informó que el aguacero de este lunes inundó la Subestación Cordialidad, por lo que tuvieron que desenergizarla durante unas tres horas. En el lugar, según la empresa, tuvieron que usar motobombas para evacuar las aguas represadas luego de que cerca a la 1:30 p.m. se inundara la subestación.

Tres viviendas ubicadas en la carrera 4 con calle 19, barrio Simón Bolívar, resultaron destechadas por las fuertes brisas que, acompañadas de lluvias, azotaron este lunes a algunos sectores de la ciudad. En Soledad reportaron viviendas destechadas luego de que un fuerte aguacero cayera sobre las calles del barrio Vista Hermosa, en la carrera 44 con calle 33.

Ideam pronostica 48 horas más de posibles lluvias

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia pronostica que hasta el miércoles hay posibilidades de que se vuelvan a presentar fuertes precipitaciones en la ciudad.  “El océano  atlántico está muy activo, tenemos una mayor secuencia de ondas tropicales, la más frecuente en los últimos 4 años”, dijo Cristhian Euscategui, jefe de pronósticos del Ideam. De acuerdo con Eucastegui, el océano atlántico está más caliente y las ondas viajan de oriente a occidente,  lo que aumenta la probabilidad de lluvia en gran parte del norte y centro del país. Esas lluvias pueden venir acompañadas de descargas eléctricas y vientos fuertes. “Septiembre y octubre serán meses lluviosos y tendremos precipitaciones más seguidas que en años anteriores”.  Según el especialista ese movimiento de ondas puede convertirse en ciclón tropical. Por lo anterior, recomiendan a los diferentes comités locales y departamentales para la Gestión de Riesgo, activar los planes de prevención.

 

Fuente: EL Heraldo

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba