Semana Santa, el punto crucial para decidir el racionamiento de luz

(Foto: wikipedia) (Foto: wikipedia)

Gobierno tendrá turnos en oficinas para contribuir con el ahorro. Incentivos aún no son eficaces.

Luego de que en la última semana diversos sectores económicos y empresariales se unieron a la campaña de ahorro de energía y a las medidas con las que el Gobierno le apuesta a evitar el racionamiento que le recomendaron los gestores del sector eléctrico –tanto la firma XM como el Consejo Nacional de Operación (CNO)– el país está a la espera de que los consumidores hagan un mayor esfuerzo para lograr la meta de ahorro del 5 por ciento como promedio.

Y es que luego de que en la primera semana de la campaña ‘Ahorrar paga’ el cumplimiento de la meta fuera del 77 por ciento (el ahorro fue del 3,85 por ciento), tanto agentes y representantes del sector coinciden en afirmar que las dos próximas semanas serán cruciales para equilibrar las cuentas y recuperar el terreno perdido, en particular en los hogares, que en febrero representaron el 68 por ciento de la demanda de energía.

El secretario Técnico del CNO, Alberto Olarte, le dijo a EL TIEMPO que los días posteriores a la Semana Santa serán claves, ya que este periodo puede convertirse en un salvavidas en momentos en que el sector está muy estresado, toda vez que en la semana mayor hay tres días festivos que pueden implicar una reducción entre el 15 y el 20 por ciento frente al consumo de un día normal.

“Después de Semana Santa va a ser clave. Usemos las velas y con esto matamos dos pájaros de un tiro”, señaló.

Y es que según el directivo, mañana, una vez se corran los modelos bajo las nuevas circunstancias, se hará una nueva evaluación, para informarle al Gobierno cómo va el país frente a las metas esperadas y para hacerle nuevas recomendaciones. 

En cualquier caso, Olarte advirtió que la recomendación de hacer un racionamiento se mantiene, ya que no se han logrado los niveles de ahorro esperados.

“Fuimos muy claros, tanto XM como el CNO, en que se trataba de un racionamiento preventivo y con evaluaciones semanales, para analizar la evolución de las diferentes variables”, reveló.

A su turno, para Alejandro Castañeda, director Ejecutivo de la Asociación Colombiana de Empresas Generadoras (Andeg), gremio del sector térmico, el compás de espera, desde que arrancaron las medidas, debe ser de tres semanas.

Lo anterior porque las recomendaciones de XM y el CNO, sobre el racionamiento del 5 por ciento de la demanda mensual durante 6 semanas, van enfocadas a ejecutarse entre finales de marzo y durante el mes de abril.

“Es decir, después de Semana Santa hay que entrar a revisar cómo respondió todo, si la autogeneración entró, si la demanda está respondiendo y si todo sigue dentro de las cuentas”, indicó el directivo.

La otra esperanza está en que se incrementen las lluvias en las próximas dos semanas, pues a pesar de las precipitaciones de la semana pasada, el nivel de los embalses aún no sube y el lunes pasado cerraron en el 26,8 por ciento, según la firma XM.

En este sentido, las preocupaciones más recientes, por la importancia que representan para la generación de energía, están en los embalses de las hidroeléctricas el Guavio y Chivor que están en el 27,6 y 25,96 por ciento, respectivamente.

Dudas persisten

Otras fuentes consultadas revelaron que mientras la campaña de ahorro ha calado en la gente, se ha generado conciencia y poco a poco más entidades van adoptando estrategias para reducir el consumo, la aplicación del paquete de incentivos sigue generando dudas y todavía no arranca.

La semana pasada, durante los talleres que realizó la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), a los asistentes, unas 200 personas, tanto con las empresas como con los distribuidores de energía, se plantearon múltiples dudas, que deberán quedar corregidas en las próximas semanas para que ahora sí el plan comience a ejecutarse.

Uno de los asistentes a esa reunión dijo que, por ejemplo, aunque la ministra encargada de Minas y Energía, María Lorena Gutiérrez, sostuvo que el incentivo por ahorrar no depende del cumplimiento de la zona de distribución, la resolución expedida por la Creg sí lo señala y por eso se pidió esta corrección.

Por su parte, la presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía (Acolgén), Ángela Montoya, señaló que una medida extraordinaria que ayudaría al sector a enfrentar la situación sería la intervención del Gobierno, para que las plantas térmicas tengan, durante las próximas semanas, contratos de gas y no se vean en la obligación de ir al mercado secundario, donde este insumo es más costoso.

Ahorro por regiones

Al señalar que el país tiene que seguir haciendo más esfuerzos para lograr el ahorro de energía que evite un racionamiento, el presidente Juan Manuel Santos indicó que en los últimos días se ha logrado un nivel por encima del 4 por ciento, pero “no hemos llegado a ese nivel que es ideal de 5 por ciento”, pues el lunes se bajó frente al domingo.

El lunes, las regiones que más ahorraron fueron el nordeste (Santanderes, Arauca, Boyacá y Casanare), seguida por el Valle con 4,1 por ciento, mientras los que estuvieron por debajo del promedio fueron Bogotá y Cundinamarca, y la región antioqueña y el Caribe, con 4,08 y 4,07 por ciento de ahorro, respectivamente.

Sistema no está listo para los cortes

En el sector eléctrico también hay preocupación porque, si finalmente el Ministerio de Minas y Energía decreta el racionamiento que le recomendaron, su aplicación sería engorrosa y demorada.

EL TIEMPO conoció que el pasado 9 de marzo el Consejo Nacional de Operación (CNO) le envió una carta al director de la Creg, Jorge Pinto Nolla, en la que le pide modificar el Estatuto de Racionamiento (rige desde 1998), pues el racionamiento por tensión que se planteó, para magnitudes inferiores al 1,5 por ciento de la demanda, es una medida que no es práctica ni fácil a corto plazo, ya que requiere complejas maniobras en campo y adecuaciones en los sistemas.

En la práctica, si se hacen los cortes sin hacer ajustes, al cortar la energía en un sector residencial podrían quedar sin servicio entidades como hospitales, colegios o batallones, por ejemplo, pues las redes no tienen circuitos diferenciales, sino que tienen una combinación de industria, comercio, hogares y este tipo de entidades.

“Esto es algo muy delicado. Por eso cuando dijimos racionamiento programado de forma inmediata era teniendo en cuenta esos tiempos”, señaló Olarte.

 

Fuente: El Tiempo.

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

1 comentario

volver arriba