En febrero de 2017 se emitirá el fallo sobre el caso Colmenares

(Foto: Archivo / EL TIEMPO) (Foto: Archivo / EL TIEMPO)

La Fiscalía reiteró que el joven fue asesinado y no murió en un accidente, como dice Laura Moreno.

Solo en febrero del 2017 se sabrá si declaran inocentes o no a Laura Moreno, procesada por coautoría impropia, y a Jessy Mercedes Quintero, quien responde por falso testimonio y encubrimiento de homicidio, en el proceso que se sigue para esclarecer la muerte de Luis Andrés Colmenares.

Aunque el miércoles todo indicaba que la juez tomaría esta decisión en la última audiencia de alegatos de conclusión del caso, la sentencia y el sentido del fallo se programaron para el 21 y 22 de febrero del 2017.

Sin embargo, durante la diligencia la Fiscalía reiteró que la muerte de Colmenares se dio en un homicidio, esto teniendo en cuenta que las lesiones en el rostro del universitario eran similares a las que sufre una persona cuando se accidenta en una motocicleta que va a una velocidad de 80 kilómetros por hora. Según esa hipótesis, el estudiante se lanzó con esa rapidez al canal de aguas del parque El Virrey, superando a Usain Bolt, quien corrió a 44 kilómetros por hora en los pasados Juegos Olímpicos.

La representante del ente acusador tuvo en cuenta la explicación que dio, en mayo de este año, el antropólogo forense español Miguel Botella, quien fue invitado por la defensa de las jóvenes para demostrar que los traumas faciales que se encontraron en el cuerpo del estudiante fueron producto de una caída y no de un homicidio. Pese a ello, la fiscal con estas mismas premisas señaló que Colmenares murió en un homicidio y no en un accidente.

“De acuerdo con la bibliografía que presentó el perito acá en el juicio, ese tipo de fracturas se presentan en siniestros de tránsito en un 66 por ciento, y en agresiones, en un 9 por ciento”, indicó la Fiscal, que concluyó que el universitario debió correr a 80 kilómetros por hora para que se le produjeran esos traumas.

“Esa explicación resulta muy importante para desvirtuar que Luis Andrés Colmenares con una caída sufrió ese impacto”, dijo la representante del organismo investigador en la última audiencia de alegatos de conclusión de este proceso para esclarecer la muerte de Colmenares, que ocurrió en la madrugada del 31 de octubre del 2010.

Sin embargo, Jesús Albeiro Yepes, abogado de Jessy Quintero, indicó que la pretensión de la fiscal de usar la hipótesis de la defensa en su contra era descontextualizada: “Ha demostrado muy poco rigor y respeto por el trabajo de un científico, el doctor Botella no dijo, sugirió o insinuó que el joven Colmenares fuese a una velocidad de 80 kilómetros por hora y que en esas condiciones hubiese caído al caño”.

El jurista dijo que en la audiencia de mayo le había preguntado a Botella que si un objeto contundente podía producir el trauma facial que tenía Colmenares: “Dijo que no era posible identificar eso, porque se debía tener una huella patrón que no (estaba en Colmenares). Todos desmintieron, incluido el perito de la Fiscalía, que había una lesión patrón”.

Así finalizó esta última audiencia del polémico proceso, donde el Tribunal Superior de Bogotá ratificó que era un homicidio.

 

Fuente: EL TIEMPO

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

2 comentarios

volver arriba