Regiones apuntan un alza al IVA y al 4 x 1.000 para recoger $ 5 billones

(Foto: Minsalud) (Foto: Minsalud)

Departamentos plantean rutas para tapar hueco en salud. En la mira también están gaseosas y tabaco.

La desesperación cunde en los departamentos por cuenta del hueco que hay en salud y que, según ellos, golpea las finanzas de los territorios.

Por esto, en un encuentro entre la Federación de Departamentos y el Ministerio de Salud se pusieron sobre el tapete cinco fuentes de financiamiento claves para que las regiones puedan conseguir recursos para cubrir el tema que no da espera.

Según explicó Amylkar Acosta, director del gremio de los departamentos, el hueco total, por cuenta de la deuda de las EPS a los hospitales, es de 5 billones de pesos y ese abismo financiero impacta la prestación del servicio de salud en los centros de atención de las regiones, que tienen a su cargo tanto pacientes subsidiados como no asegurados. Es por eso que el hueco se va agrandando, principalmente, por el costo de los medicamentos que no están en el Plan Obligatorio de Salud, es decir, los no POS, cuya demanda está en aumento, al igual que los recursos para suministrarlos.

Según las cuentas de la Federación, “departamentos como Antioquia, por ejemplo, supera los 300.000 millones en gastos de medicamentos no POS y al Valle le cuestan 250.000 millones”.

En consecuencia, la carga para los departamentos se está volviendo insoportable, pues sus actuales fuentes de financiamiento –las llamadas rentas cedidas y las asignaciones desde el nivel central a través del Sistema General de Participaciones, no crecen tanto como la demanda de medicamentos no POS, según Dilian Francisca Toro, presidenta del gremio de gobernaciones.

Por esa razón, y aprovechando la proximidad de la propuesta gubernamental de Reforma Tributaria, que se ocupó de los impuestos territoriales, los gobernadores piden la inclusión de otras fuentes posibles.

Para la firma calificadora Fitch, que tiene un capítulo que se ocupa de analizar las finanzas territoriales, a los departamentos también les corresponde un esfuerzo propio para cofinanciar el valor de la UPC (Unidad de Pago por Capitación) que le transfieren a las EPS por cada afiliado. Pero, según expresa el informe de la comisión de expertos tributarios, casi la mitad de los ingresos territoriales (49 %) están soportados en las transferencias de la Nación, mientras que se financian, en un 30 por ciento, con ingresos tributarios, la mayor parte provenientes del impuesto al consumo de cigarrillos, licores y cervezas, que son rentas cedidas para ellos.

“Ese porcentaje es muy inferior al que había en los años 80. Por el contrario, las transferencias y las regalías han ganado participación en los ingresos territoriales”.

Es por eso que en el debate nacional hay opiniones distintas acerca de la razón por la cual a los departamentos no les alcanza la plata para la salud.

“En muchos casos son recursos mal administrados o poca gestión para obtener recursos propios”, indicó una fuente que pidió reserva de su nombre.

Lo cierto es que, desde la Federación de Departamentos, el clamor es unánime. La presidenta del gremio, Dilian Francisca Toro, dice que el 80 por ciento de las rentas cedidas se lo lleva el régimen subsidiado y los recursos del SGP pa salud se van todos en lo mismo, por lo que no hay margen para que sigan creciendo los costos para cubrir medicamentos no POS.

En su encuentro con el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, los gobernadores manifestaron que “es necesario reformar la ley de competencias y recursos (Sistema General de Participaciones, SGP) y realizar su actualización a las necesidades vigentes en el sector salud en los departamentos”.

Las cinco cartas de las finanzas territoriales

1. Bebidas, comestibles y tabaco

La baraja empieza por impuestos a bebidas, alimentos y tabaco. Se busca gravar productos que impactan la salud y, por consiguiente, la bolsa de recursos para atender las enfermedades. Es el caso del tabaco o de alimentos y bebidas con azúcar, grasa o sal.

2. Uno o más puntos del IVA

De igual manera, los mandatarios regionales consideran que llegó la hora de participar más de la torta de los impuestos nacionales. Por ello, expresan que, ante una eventual alza del IVA general del 16 al 19 por ciento, al menos 1 o 2 de esos puntos adicionales que van a aportar los colombianos se destinen a la salud, a título de IVA social.

Cabe recordar que la Comisión de expertos tributarios que hizo la propuesta de lo que deberá contener la próxima reforma tributaria, no es partidaria de tanta destinación específica.

3. Una parte del 4 × 1.000

Otra bolsa de la que pretenden agarrarse los gobernadores es la del 4 × 1.000 o impuesto a las transacciones financieras. Este tributo, que comenzó de manera transitoria y no solo se fue volviendo permanente, sino incrementando paulatinamente, ha sido catalogado por expertos en impuestos como algo antitécnico. Sin embargo, la inexistencia de una fuente alternativa que reemplace su recaudo ha impedido sacarlo del panorama.

4. Que los cigarrillos pongan más

Dilian Francisca Toro, presidenta del gremio de departamentos, dice ser partidaria de que el impuesto al consumo de cigarrillo se suba de 700 a 2.000 pesos, lo que podría agregar, según sus cálculos, unos 150.000 millones a la billetera de la salud territorial.

5. El desahorro del Fonpet ayudaría

Por ley, las regiones deben ahorrar en el Fonpet (Fondo de Pensiones Territoriales), para tener un colchón que permita pagar el pasivo pensional. Cuando el ahorro supere el 100 por ciento, se podrán liberar recursos que se destinarían a la salud. Esto ya es una alternativa aprobada.

 

Fuente: El Tiempo. 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba