“No debo nada a nadie”: Carlos Velandia desde prisión

(Foto: YouTube) (Foto: YouTube)

El exjefe de la dirección nacional del Eln escribió una carta con vehemente defensa de su derecho a la libertad y aseguró que durante diez años pagó su deuda con la sociedad.

Mucho revuelo causó la semana pasada la detención de Carlos Velandia Jagua, exjefe de la dirección nacional del Eln, quien fue aprehendido en el aeropuerto El Dorado, cuando entraba a Colombia procedente de España, por los cargos de secuestro extorsivo y homicidio agravado. El hecho fue visto por muchos como una traba más al enredado inicio de diálogos con esa guerrilla varios sectores instaron al Gobierno a considerar su liberación. 

El Espectador conoció que Velandia, desde las celdas de reclusión del DAS, escribió una carta con vehemente defensa de su derecho a la libertad y aseguró que durante diez años pagó su deuda con la sociedad y ya no le debe nada a nadie.

En el escrito de tres páginas, titulado “En mi defensa”, el exguerrillero explicó que en la última década se ha dedicado a trabajar en iniciativas de paz con el objetivo de poner fin al conflicto armado y que no entiende por qué hoy se le acusa de hechos ocurridos cuando se encontraba preso y bajo la custodia del Estado.

“No debo nada a nadie, esa frase que expresé el día de mi libertad estaba sustentada sobre la más difícil prueba, porque cuando se anunció que muy pronto saldría en libertad, empezaron a aparecer procesos contra mí, que obstaculizaban mi libertad”, sostuvo al explicar que se trató de acusaciones hechas en su momento por el general Jorge Enrique Mora y desvirtuadas luego por el juez de garantías que le otorgó la libertad.

Para Velandia, la apertura de procesos en su contra, cuando su participación en la guerra ha sido “cosa juzgada”, se debe a la “promocionada macroimputación contra el Eln, que no es otra cosa que la manera de justificar el uso de una metodología especulativa y peregrina de la imputación por algoritmos de cargos a la dirigencia del Eln. O dicho de otra manera es el uso práctico de la investigación que realizó la señora Natalia Springer por valor de más de cuatro mil cien millones de pesos”.

 

Fuente: El Espectador. 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba