'No he recibido un peso de empresas de seguridad privada': Lizcano

(Foto: YouTube) (Foto: YouTube)

Autor del proyecto acepta que la iniciativa tiene algunos 'micos'. Este martes se define futuro.

Aunque días atrás el senador por el partido de ‘la U’, Óscar Mauricio Lizcano, había dicho que no había riesgos dentro del proyecto de ley que regula a las empresas de vigilancia privada –del cual es autor–, esta semana pidió a la Comisión Segunda de la Cámara hundir la iniciativa si no le corrigen 25 ‘micos’ que, según él, le incluyeron en esa célula legislativa. 

Una de las polémicas alrededor del proyecto tenían que ver, como lo denunció el superintendente de Industria y Comercio, con el vacío que dejaría en algunas investigaciones que adelanta esa entidad por un presunto cartel en el sector de la vigilancia y seguridad.

Otro de los puntos que generó dudas es que tal como está presentada la iniciativa, se prohibiría la inversión extranjera en la seguridad privada.

En diálogo con EL TIEMPO, Lizcano explicó estas polémicas y aseguró que ninguna de las empresas dedicadas a la seguridad lo ha financiado ni ha votado por él.

¿Por qué este proyecto de ley sobre vigilancia privada ha generado tanta polémica?

Por dos razones. En primer lugar, porque hay una gran puja de intereses entre los empresarios extranjeros y las naciones que trasladaron al Congreso. Y en segundo lugar, porque al proyecto de ley, del que soy autor, en la Comisión Segunda de Cámara le incluyeron varias modificaciones que lo hacen bastante polémico.

¿Cuáles son esas modificaciones?

Metieron un artículo, por ejemplo, que evita que las empresas de seguridad privada hagan parte de Colombia Compra Eficiente. Esta entidad lo que hace es buscar unos costos mínimos y que exista ganancia para el contratista, pero que haya un costo que el Estado, a nivel nacional, pueda pagar. Esta exclusión significa que cuando se hagan licitaciones podrían utilizar precios por encima del mercado, hacer carteles de la contratación y no podría haber precios de referencia sobre cuánto cuesta un servicio, es decir, que pueden burlar las licitaciones.

¿Y cómo es la controversia por la inversión extranjera en las empresas de vigilancia privada?

Hoy la inversión extranjera en estas empresas está prohibida por el Decreto 356 de 1994. Propuse que se abriera la inversión extranjera para cuatro de las seis modalidades de prestación del servicio de vigilancia privada en Colombia. Es decir, que se permitiera. Esa propuesta la aprobamos en la Comisión Segunda del Senado y en la plenaria, por una proposición de los senadores Antonio Navarro y Claudia López, de los ‘verdes’, esto se modificó.

¿Cómo fue esa modificación?

Ellos decían que la inversión extranjera en seguridad privada debía ser solamente nacional por una simple razón, y es que, por temas de seguridad nacional, los extranjeros no pueden tener armas, la cual es una posición que me parece legítima ideológicamente. Se debatió y se votó, y las mayorías ganaron aprobándola. 

¿Y qué pasó en la Comisión Segunda de Cámara?

Pedimos que se volviera a incluir que la inversión extranjera fuera abierta en algunas modalidades, pero esa célula legislativa mantuvo la misma tesis del Senado de que las empresas de vigilancia privada debían estar en manos nacionales.

¿Cuál ha sido la posición del Gobierno frente a estos temas polémicos?

Están indignados, por obvias razones, porque el Gobierno tiene que garantizar la inversión extranjera y no puede ir contra el mecanismo que creó de Colombia compra eficiente.

¿Y qué va a pasar con ese artículo entonces?

Está ese tema y otros veinticinco 'micos' que acabamos de denunciar en la Cámara de Representantes. Lo que creo es que se tiene que hundir el proyecto porque el que está hoy no es el que yo presenté. Esa iniciativa de hoy es inconveniente para el país y creo que hay un consenso en la Comisión para ello. 

Muchos dicen que su interés en este proyecto es porque usted fue financiado por empresas de vigilancia privada, ¿qué responder ante esto?

Que es infame. Nunca he recibido un solo peso, ni directamente ni indirectamente, de empresas de seguridad privada, ni siquiera han votado por mí. A nivel de gremio, ni siquiera individualmente, los atendí una vez en mi oficina y por cortesía parlamentaria, como me reuní cinco veces con el viceministro de Defensa y con el superintendente de Seguridad Privada. Nunca he tenido interés en empresas de seguridad privada, no soy ni siquiera amigo de cócteles de ellos.

¿Conoce a Jorge Arturo Moreno Ojeda, el ‘zar’ de las empresas nacionales de vigilancia privada?

Nunca en mi vida lo he visto. Ese señor ni siquiera me ha pedido cita, ni me ha enviado una carta, ni me ha invitado a almorzar. Me enteré del nombre de ese señor por 'La W', que fue la que denunció esos hechos. Le digo al país, con la frente en alto, que nunca he sido financiado ni ayudado económica ni electoralmente por estas empresas.

 

Fuente: El Tiempo.

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba