Invitan a las víctimas de violencia sexual a no rendirse

(Foto: primiciadiario.com) (Foto: primiciadiario.com)

En Día por dignidad de estas víctimas, activistas hablaron de las barreras de acceso a la justicia.

El conflicto armado en Colombia ha dejado 12.988 mujeres víctimas de violencia sexual y de esta cifra, según la Defensoría con base en datos del registro único de la Unidad de Víctimas, 785 corresponden a casos registrados durante los últimos dos años, lo que quiere decir que en promedio se presenta una víctima cada día.

Solo en el 2015 fueron atendidos por la Unidad 1.887 casos. De ellos, 641 corresponden a mujeres víctimas del conflicto y 413 por violencia sexual. 

Susana Rodríguez, defensora delegada para los Derechos de las Mujeres y Asuntos de Género, señala que pese a que se ha perdido el miedo a hablar y se denuncia más, las víctimas reclaman que las investigaciones no se impulsan y el agresor queda libre.

“Van a averiguar y el proceso no ha avanzado, sigue en recolección de pruebas. Debe haber un plazo razonable”, dijo Rodríguez.

La experta agregó que aunque se tomaba como un hecho vergonzante y se estigmatizaba a las víctimas, ahora hay más canales de comunicación para escuchar, para que las víctimas no estén solas. “Lo primero que hacemos es sensibilizar a las mujeres sobre el hecho de que son titulares de derechos y que hay todo un marco normativo que las protege”, dijo Rodríguez.

De las más de 12.000 víctimas de violencia sexual, cerca de 5.500 han recibido indemnización. Los departamentos más afectados por este flagelo son Antioquia, Magdalena, Nariño, Bolívar y Putumayo.

Estas cifras se conocieron este miércoles, durante la conmemoración del Día Nacional por la Dignidad de las Víctimas de Violencia Sexual, en el marco del cual la campaña ‘No es hora de callar’, que lidera la periodista y subeditora de EL TIEMPO Jineth Bedoya, realizó una jornada para luchar por la igualdad, el respeto a las mujeres y sensibilizar a la sociedad.

“Hoy nos declaramos sobrevivientes y luchadoras. Gracias por hacer parte de esta lucha”, aseguró Bedoya durante el evento, en el que fue homenajeada la activista africana Micheline Muzaneza, coordinadora de la organización Justicia de Género Soke.

“Que no se rindan, no den el brazo a torcer, va a ver un día en el que haya justicia. Deben trabajar mano a mano, apóyense, no se culpen y trabajen juntas. Si no hablamos de nuestra historia, quién va a hablar de ella”, fue el mensaje que Muzaneza les envió a las mujeres colombianas sobrevivientes de violencia sexual.

En el auditorio de la Universidad Central, donde se realizó el foro, la activista aseguró que “es difícil sobrellevar la estigmatización de ser violada; cuando uno vive con el violador se burla de ti, pero no nos quedemos calladas”.

Esta es la primera vez que Muzaneza, de 39 años, visita Suramérica. Ella trabaja con centenares de víctimas de violencia sexual en África, donde, afirmó, cada 27 segundos una mujer es violada.

La activista destacó los avances en Colombia en el trabajo con víctimas de violencia sexual y le dijo a Jineth Bedoya:

“Necesitamos su ayuda, necesitamos que se nos reconozcan nuestros derechos”, y luego le entregó un vestido africano, un llavero, un esfero y un cuaderno a fin de que se aliste para contar la historia de las africanas. La voz de Micheline se unió a la de otras mujeres que durante el foro solicitaron garantías de no repetición y no culpar más a las víctimas.

“Hace 10 años me preguntaba por qué a mí. No entendía lo que era ser víctima y poco a poco supe lo que era ser sobreviviente. Nosotras, las víctimas, les enseñamos a los funcionarios cómo guiarnos y necesitamos que protejan nuestros derechos”, dijo Ángela Escobar, víctima de violencia sexual y coordinadora de la Red de Mujeres Víctimas.

Por su parte, Víctor Manuel Cortés, transmasculino y defensor de derechos humanos de la población LGBTI, señaló que el problema mayor es que quienes son víctimas de hechos de violencia tienen que afrontar la discriminación. Según un informe del Centro Nacional de Memoria Histórica, en la lista de víctimas de la guerra hay 1.795 personas de la comunidad LGBTI. 

Así mismo, Magda Rocío Martínez, investigadora del Centro Nacional de Memoria Histórica, indicó que las mujeres sí están denunciando, pero que todavía es un delito que no se hace visible, y por ello son altos los índices de impunidad. “Es un delito silenciado, justificado e invisible. Se devuelve la culpa a las víctimas y eso se debe repensar”, afirmó Martínez.

En el foro, las mujeres reclamaron el compromiso del Estado para afrontar la impunidad, que hoy supera el 90 por ciento, y se reconoció la debilidad de los funcionarios para atender a las víctimas. Andrés Santamaría, de la Federación Nacional de Personeros, señaló que aún falta compromiso de alcaldes y gobernadores.

“Se necesitan más planes pedagógicos y más fiscales preparados. No se debe perder la pelea”, dijo.

Un día para dignificar a las víctimas

Más que un cheque, las víctimas queríamos algo simbólico, y es así como logramos que el presidente Santos decretara el 25 de mayo como el Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de la Violencia Sexual”. Así, la periodista Jineth Bedoya explicó cómo el 25 de mayo se convirtió en un día para “dignificar a las víctimas y sobrevivientes de violencia sexual” en el país.

En el marco del foro de conmemoración, Bedoya anunció la creación del primer observatorio de género que se va a construir de la mano de la Universidad Central y la campaña ‘No es Hora de Callar’.

 

Fuente: El Tiempo. 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba