Nicolás Maduro descarta revocatoria y dice que AN 'desaparecerá'

(Foto: AFP) (Foto: AFP)

Afirma que hubo fraude con las firmas presentadas. Lanzó amenaza contra el poder Legislativo.

Para apuntalar el recién publicado decreto de “estado de excepción y emergencia económica”, el presidente Nicolás Maduro ofreció una rueda de prensa en la que ratificó que su país se encuentra, a su juicio, al borde de una intervención extranjera con la anuencia del parlamento de su país. En ello destacó que la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, está “desesperada” y anunció su desaparición.

“La Asamblea Nacional de Venezuela perdió vigencia política. Es cuestión de tiempo para que desaparezca”, dijo el mandatario, sin precisar cuándo o bajo qué mecanismos podría el Legislativo cesar en sus funciones. Sin embargo, su comentario recordó las últimas advertencias del liderazgo opositor que asegura que el Tribunal Supremo de Justicia está por publicar una sentencia para destituir a la junta directiva del parlamento, lo que técnicamente constituiría un ‘golpe de Estado’.

A la defensiva y señalando supuestas irregularidades en la recolección de firmas por parte de la oposición, el presidente también calificó de “inviable” el referéndum revocatorio en su contra.

Tanto él como el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, destacaron este martes que la oposición forjó las rúbricas para pedir la consulta popular y que los líderes opositores que hicieron la petición ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) tienen “responsabilidad penal y administrativa” de comprobarse la irregularidad.

Para aderezar el coctel de conflictos, el mandatario aseguró que el territorio venezolano ha sido sobrevolado recientemente por aviones espías estadounidenses –entre los que mencionó un avión modelo Boeing– y que, en general, la banca internacional “tiene la orden de no dar un solo dólar a Venezuela” como parte de la supuesta “guerra económica” que “la derecha” tiene contra su país.

A la supuesta agresión que sufre su país añadió la que califica de una “conspiración mediática” de la prensa colombiana y española.

Sin embargo, no ofreció un solo detalle sobre los indicadores económicos que demuestran la crisis venezolana –inflación, producto interno bruto o producción petrolera–, a pesar de las crecientes protestas que ocurren en todo el país en demanda de alimentos, medicinas y mejores condiciones de vida.

“Estamos haciendo milagros con lo que tenemos”, se limitó a decir.

Pero las explicaciones del presidente Maduro no convencieron a la oposición, que este miércoles retomará la protesta de calle para exigir al Consejo Nacional Electoral (CNE) que cumpla los plazos para celebrar este año el referéndum revocatorio presidencial. Sobre esa onda de rechazo al Ejecutivo, el gobernador Henrique Capriles llamó a los venezolanos a que desconozcan el decreto de estado de excepción, que ha sido descrito por el liderazgo opositor como un decreto que le permitirá al mandatario gobernar de forma “dictatorial”.

“Si la Asamblea Nacional rechaza el estado de excepción y el gobierno pretende imponerlo, nos tocará a los venezolanos desconocerlo, porque ese decreto pretende dar superpoderes a Maduro, y él no está por encima de la Constitución. Si Maduro quiere aplicar el decreto a la fuerza, que vaya buscando los tanques y aviones de guerra”.

El Legislativo venezolano rechazó este martes en la tarde de forma efectiva el decreto de estado de excepción con el argumento de que la orden del mandatario constituye “una concentración de poderes”.

Así las cosas, sobre el escenario político está planteado un verdadero pulso que desde este martes es visto muy de cerca por los expresidentes de España, José Luis Rodríguez Zapatero, y de Panamá, Martín Torrijos.

Estos llegaron a Caracas el lunes para intentar acercar posiciones de diálogo entre el gobierno y la oposición, y, aunque no se ha hecho pública su agenda, se espera la llegada del canciller del Vaticano, monseñor Paul Richard Gallagher, este 24 de mayo para conocer también los hilos de la crisis política y social.

Una crisis en la que cada día despuntan noticias como las de este martes: un brote de disturbios en Guarenas, a las afueras de Caracas; el saqueo de un camión de embutidos en el sector de Coche, en plena capital, y la protesta de decenas de trabajadores de Empresas Polar en Altamira, advirtiendo que se quedarán sin materia prima a fin de mes para producir harina de arepas.

De antemano, la dirigencia opositora se niega a restablecer un diálogo “vacío” con el gobierno.

“Que se sepa que cualquier diálogo pasa por preguntarles primero a los venezolanos a través de un referéndum revocatorio”, reiteró Capriles.

 

Fuente: El Tiempo. 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba