El río argentino que nació gracias a la deforestación y el cambio climático Destacado

El río argentino que nació gracias a la deforestación y el cambio climático

En la providencia de San Luis, Argentina, hace aproximadamente 30 años, comenzaron a brotar ríos sin ninguna explicación. Científicos afirmaron que el cambio climático y la deforestación son los culpables de este cambio de paisaje.

Como si fuera una película de miedo, relata un campesino, como se originó una grieta alrededor de su casa, donde después de un tremendo aguacero, la tierra se trago sus vacas y cultivos abriendo camino a un rio en la pampa Argentina.

Este relato es completamente verdadero y es la realidad que vive la procidencia de San Luis, al sureste de Argentina, en donde hacía 28.000 años no había rastro de agua en la superficie. El cambio se origino hace 30 años cuando nacieron 6 ríos sin explicación y al día de hoy, siguen creciendo.

Nunca se prestó mucha atención a este cambio que genero un cráter cada ves más grande y profundo. Al comienzo inundó los campos de 500 habitantes entre el Morro y la ciudad de Villa Mercedes. Veinte años más tarde, destrozo dos rutas nacionales y 220.000 hectáreas de cultivos de soya, matando a su paso animales y plantas y haciendo que la gente del barrio Eva Perón, en los suburbios de Villa Mercedes, empezara a ver sus casas afectadas.

Fue hasta entonces cuando el río Nuevo empezó a atraer la atención de algunos científicos y del gobierno, “El río Nuevo es el más espectacular de los seis ríos que hasta ahora se formaron, porque es el que tiene los zanjones más profundos. No sabemos hasta dónde puede llegar la profundización, la única barrera física está en la roca duro del basamento” dice esteban Jobbágy experto ambiental.

Al comienzo se creyó que la razón de este fenómeno, era una actividad sísmica, pero luego de investigaciones, los datos arrojaron que las lluvias intensas podrían ser la causa, o inclusive, que la deforestación y el remplazo de pastizales por cultivos agrícolas jugaba un papel fundamental.

Fue entonces cuando a varios científicos de Argentina se les ocurrió la palabra clave que aplica a todos estos cambios: sapping. Sapping es el nombre que se le da al proceso geológico que causa el surgimiento de paisajes como lo es el Gran Cañon del Colorado. “Consiste en la erosión de los suelos por agua subterránea, que provoca colapsos y cañones. En el fenómeno, el agua no cava desde arriba hacia abajo sino desde abajo hacia arriba” explica así un documento de Cocinet.

Los científicos no saben si las grietas seguirán abriéndose de forma impredecible, pero tal parece que el monstruo dormido bajo la providencia seguirá lento en su despertar.

 

Fuente: El espectador

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba