¡5-0 en La Paz! Cali fue humillado por Bolívar

(Foto: Reuters) (Foto: Reuters)

En un partido para olvidar, fue goleado en Bolivia, en su segundo juego en la Copa Libertadores.

Al parecer el Deportivo Cali llegó a La Paz, en Bolivia, tan sugestionado con el asunto de la altura, que la pesadilla se le hizo realidad. Vivió un partido totalmente vulnerable, inocente, desconocido, como si el fútbol y el aire se le hubieran quedado en el aeropuerto. Bolívar lo aplastó, 5-0, y lo despachó aburrido, de vuelta para Colombia, con un solo punto en dos juegos en la Copa Libertadores, y lo peor, goleado.

Cali fue la peor versión del Cali. Fue tan vulnerable, que cada que Bolívar quiso hacerle daño, lo hirió. El primer gol ya fue una advertencia. Un balón que Andrés Pérez no conectó en la mitad, al que le hizo vista Lozano, en una zona donde nunca apareció Helibelton Palacios. Allá llegó la pelota, a un lugar desprotegido, a los pies de Borghello; luego su centro al área, donde la defensa se acomodaba, como si no se percatara de que el partido ya se jugaba, y que iban 3 minutos. El balón se paseó por el aire hasta que apareció la cabeza certera de Juan Arce. Fue el 1-0.

Un minuto después, Andrés Pérez, el más feroz de los guerreros del Cali, recibió amonestación. Quedó como en una pierna, condicionado. El técnico ‘Pecoso’ Castro estaba iracundo. Quizá sorprendido. No era para menos. Fue tan dramático ese comienzo del partido, que cualquier calamidad se podía presentir.

Entonces llegó el segundo. 18 minutos. La jugada nació, de nuevo, por la derecha del Cali. Un pase al área, recepción del inspirado Arce, quien tuvo tiempo para enganchar, mirar, acomodarse, hubiera podido amarrarse un botín, antes de sacar su remate. La pelota fue limpia, sin obstáculos, al palo izquierdo que cuidaba, impotente, el portero Hernández. 2-0. ‘Pecoso’ Castro ya se encolerizaba.

El rabioso DT –su ira era razonable– sacó a Giraldo, que jugaba en línea de recuperación. Entró Mojica, jugador de ideas, supuestamente. El cambio era arriesgado, pero necesario, al fin y al cabo ya perdía 2-0. Con lo que no contaba ‘Pecoso’ es que antes de acabar la primera parte recibiría un tercer gol, un gol con síntomas de lapidario.

Fue a los 39 minutos. Esta vez la jugada se gestó por la izquierda del Cali. El centro fue de nuevo al área, elevado, y allí José Sánchez sorprendió a un desconcertado Palacios, lo superó y cabeceó y la pelota fue de nuevo a la red. Fue el 3-0. El ‘Pecoso’ se desplomó en el banco, como añorando el tiempo de descanso. Ni para qué detenerse a recordar que en esa primera parte también hubo un remate de Bolívar al vertical...

En la segunda parte, como era previsible, Bolívar administró su abultada ventaja. Cali tuvo algunos intentos tímidos e indefensos por acortar distancias. Pero su ataque, otras veces feroz, con Borre y Preciado, se vio inofensivo.

Entonces Bolívar, consciente de su superioridad, le hizo otro par de goles. Un remate de Cardozo, desde fuera del área, y un cabezazo en ‘palomita’ del goleador Arce. 5-0. Sí, 5-0.

Ese Cali fue como de papel, y fue aplastado en la altura de La Paz por un Bolívar impiadoso. Sin resistencia, sin gallardía, sin inspiración, Cali hizo un papelón en Copa Libertadores.

Síntesis

Bolívar: Romel Quiñónez; Ronald Eguino, Nelson Cabrera, Facundo Cardozo; Erwin Saavedra, Danny Bejarano (m.73, Damir Miranda), José Luis Sánchez Capdevila, Juan Miguel Callejón (m.68, Jaime Arrascaita), Rudy Cardozo; Juan Carlos Arce e Iván Borghello (m.62, Walter Flores). DT: Rubén Darío Insúa.

Deportivo Cali: Ernesto Hernández; Helibelton Palacios, Jhon Lozano, Germán Mera, Felipe Banguero; Daniel Giraldo (m.35, Harrison Mojica), Andrés Pérez, Carlos Rentería (m.64, Mateo Casierra), Andrés Felipe Roa (m.64, Luis Calderón); Rafael Borré y Harold Preciado. DT: Fernando Castro.

Goles: Juan Carlos Arce (3 PT), Arce (18 PT), José Sánchez Capdevila (40 PT), Rudy Cardozo (28 ST) y Arce (32 ST).

Árbitro: Carlos Orbe (Ecuador)

Fuente: El Tiempo

http://www.eltiempo.com/

 

33 comentarios

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba