Fútbol femenino: de aficionado a profesional Destacado

(Foto: Archivo / El Espectador) (Foto: Archivo / El Espectador)

Fue presentada este jueves la Liga Femenina, en Cartagena

En febrero de 2017 se disputará el primer torneo. A cuatro meses de que ruede el balón, aún hay detalles por pulir. Alianzas con equipos de la Difútbol serán la clave para el éxito del proyecto. Este jueves en la noche, en Cartagena, fue la presentación oficial del torneo.

La Liga Profesional de Fútbol Femenino en Colombia ya es una realidad. Nada ni nadie podrá evitar que en febrero de 2017 ruede por primera vez en el país un torneo profesional femenino, algo que se venía pidiendo desde hace mucho tiempo. A pesar de los contratiempos de última hora, por las disputas de poder en el interior de los clubes de la Dimayor, este jueves en la noche fue presentada en Cartagena esta competición, que contará con 18 equipos, entre ellos sólo dos grandes: América de Cali e Independiente Santa Fe. Los 18 equipos son los siguientes: Envigado, Real Cartagena, Unión Magdalena, Cúcuta Deportivo, Atlético Bucaramanga y Real Santander, en el grupo A. Popayán, América de Cali, Orsomarso, Cortuluá, Deportivo Pereira y Deportes Quindío, en el grupo B. Y Santa Fe, Equidad, Fortaleza, Deportivo Pasto, Atlético Huila y Patriotas, en el grupo C.

Otros históricos del fútbol masculino que habían confirmado su participación declinaron la invitación a última hora, por falta de presupuesto. No obstante, todo coincide con que algunos de los que cancelaron son aquellos que pertenecen al denominado grupo del G8, los clubes grandes que están exigiendo a la Dimayor la redistribución del pago de los derechos de TV. “América no se pudo echar para atrás porque ya todo estaba muy adelantado. Incluso el presidente Tulio Gómez le dio a su hermana la responsabilidad de liderar ese proyecto. Le hubiera quedado muy mal salirse a última hora”, le dijo a El Espectador una fuente cercana al cuadro escarlata.

El caso del Deportivo Cali es diferente. El presidente del cuadro azucarero, Álvaro Martínez, nunca se mostró a favor de la Liga Femenina, porque argumentaba que su club no tenía la infraestructura para participar en esta Liga y que había otras prioridades, como la consolidación de los equipos juveniles, algo que ha hecho potencia al cuadro verde del Valle dese hace varios años. Por su parte, Enrique Camacho, cabeza de Millonarios, argumentó que no participaban en la Liga Femenina por motivos netamente económicos.

Pero los 18 equipos podrían aumentar en las próximas ediciones de la Liga. Así lo reconoció el presidente de la Dimayor, Jorge Perdomo, quien le dijo a este diario que “no podría ser egoísta y ególatra con los clubes que han decidido no sumarse a esta Liga, cerrándoles las puertas. La Conmebol ha dicho que desde 2019 aquel club que no tenga equipo femenino no podrá participar en los torneos internacionales, así que muy seguramente en el futuro los clubes que no se han sumado a esta primera edición querrán llegar después”, explicó el dirigente.

El torneo se jugará desde febrero de 2017. Habrá tres grupos de seis equipos. En cada grupo jugarán todos contra todos ida y vuelta y al final los dos primeros, más los dos mejores terceros, conformarán un octagonal final. El club que quede campeón participará en la Copa Libertadores femenina de 2018 y en un juego con el campeón de la Liga Femenina de España. También se les dará como premio a las jugadoras campeonas una beca completa para estudiar la carrera que elijan en la Universidad Sergio Arboleda.

Jugadas que generan dudas

Desde que se aprobó la creación de la Liga Femenina, a comienzos de este año en una asamblea ordinaria de la Dimayor, se exhortó a los clubes a que hicieran alianzas con los equipos femeninos aficionados, que llevan un proceso de varios años en esta rama del balompié y que incluso han participado en torneos de la Difútbol, para que fuera más fácil armar los planteles. Sin embargo, no todos los equipos que participarán en la Liga han buscado alianzas y más bien, por el deseo de armar equipos competitivos, han incurrido en acciones desleales.

El América de Cali, por ejemplo, fichó recientemente a Nicole Regnier y Catalina Usme. Sin embargo, estas dos futbolistas hacían parte de equipos aficionados y los directivos del cuadro escarlata no tuvieron la delicadeza de hablar con estos clubes sino que arreglaron directamente con las jugadoras. “Obviamente, la capacidad de pago del América es mucho mayor que la de los clubes aficionados, así que a punta de billetera se burlan el conducto regular y terminan sacándole a jugadores”, le dijo a este diario una persona cercana al fútbol femenino que prefirió reservar su nombre. “Esto no puede pasar, porque en un futuro los clubes aficionados, que son los que tienen la infraestructura del fútbol femenino, se van a terminar corriendo”, comentó la fuente.

Claro que hay ejemplos de clubes que sí han buscado alianzas efectivas y seguramente estos serán los llamados a pelear por el título, pues llegan al fútbol femenino con un proyecto de varios años y no nuevo, como en el caso del América.

Generaciones Palmiranas se alió con Cortuluá; Real Pasión, con Fortaleza; Botín de Oro, con Bucaramanga; Élite Cartagena, con Real Cartagena; Formas Íntimas, con Envigado, y Futuro Soccer, con Independiente Santa Fe. Por más que América y Patriotas hayan contratado jugadoras de la selección, son clubes nuevos en el fútbol femenino, mientras que los que hicieron buenas alianzas con equipos de trayectoria podrán dar frutos rápidamente.

 

Fuente: EL ESPECTADOR

10 comentarios

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba