Millonarios no pudo con Once Caldas en El Campín: empataron 1-1

(Foto: Héctor Fabio Zamora/EL TIEMPO) (Foto: Héctor Fabio Zamora/EL TIEMPO)

Por el conjunto local anotó David Silva y los visitantes empataron con un autogol de Hárrison Henao.

En un entretenido partido, Millonarios terminó empatando 1-1 frente a Once Caldas en partido adelantado de la fecha 11 de la Liga colombiana. Por el conjunto local anotó David Silva y los visitantes empataron con un autogol de Hárrison Henao.

Los primeros 45 minutos fueron vertiginosos, como si cada equipo se hubiera montado en una montaña rusa, ataques iban y venían.

Andrés 'Manga' Escobar, en Millonarios, y Daniel Hernández, en Once Caldas, a los ocho minutos ya habían generado movimientos en las defensas rivales. Incluso, ‘Manga’ a los 14 minutos pudo abrir el marcador cuando recibió un pase de Maximiliano Núñez, pero su remate, pasó por un lado.

Ambos equipos eran veloces por las bandas, especialmente por la derecha, Núñez, en el local y Dany Cure, en la visita, generaban bastante zozobra en sus marcadores.

Aunque otra opción de Millonarios llegó por un remate de larga distancia de David Silva que detuvo José Cuadrado y luego respondió Once Caldas con Cure, cuyo remate detuvo Nicolás Vikonis con la pierna, eso entre el minuto 22 y 24.

El gol se asomaba, iba a llegar para cualquiera y así pasó dos minutos después de la atajada de Vikonis cuando los embajadores hicieron un ‘Triángulo de las Bermudas’ en el que se ahogó la defensa alba: Núñez eludió a un rival y centró para Ayron del Valle que controló bien la pelota y se la cedió a Silva, quien remató cruzado, 1-0 para Millos.

La intensidad seguía igual y los azules casi hacen el segundo con un fuerte remate del defensa Carlos Henao de larga distancia al que llegó Cuadrado. Con esas paradojas del fútbol, el central que un par de minutos atrás no pudo anotar para su equipo, sí lo hizo en propia meta cuando Cure centró y él tratando de despejar empujó el balón, 1-1 en el minuto 38.

Ambos seguían en busca del triunfo para el segundo tiempo, pero Once Caldas ya no era tan punzante y Millonarios no podía descifrar la defensa local.

Pasaban los minutos y el partido que estaba en la más vertiginosa atracción mecánica pasó a un carrusel para niños. Una disputa de Del Valle, otro tiro de Rafael Robayo eran las acciones más peligrosas del periodo final cuando ya iban 22 minutos.

Pero en el minuto 27 se juntaron dos recién ingresados: Jonathan Estrada y Dairon Asprilla. El primero le dejó el balón al delantero quien enganchó de buena forma a su marca y, con todo el arco de frente, remató desviado, la más clara de los embajadores, jugada que resucitó el partido.

Los albos vieron que tenían espacio para hacer daño y Daniel Hernández tuvo un mano a mano que detuvo Vikonis y después Óscar Estupiñán remató de media distancia y el balón susurró el arco azul.

Sobre el final Silva y Escobar, lo tuvieron para el azul, como Jhonier Viveros para Once Caldas, pero no hubo tiempo para más y sellaron un empate 1-1 en el que sobró la velocidad y faltó la precisión.

 

Fuente: El Tiempo

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba