La final de la Liga de Campeones en siete duelos vitales Destacado

(Fotos: Agencia EFE) (Fotos: Agencia EFE)

El partido de este sábado estará marcado por ser una lucha táctica en todos los sectores del campo.

 Zidane-Simeone

Solo hay un precedente con ambos al frente de sus equipos: el derbi del pasado 27 de febrero en la Liga en el Santiago Bernabéu, ganado por 0-1 por el Atlético. El conjunto blanco asumió la posesión sin ocasiones, el equipo de Simeone se posicionó y esperó de forma impenetrable hasta que aprovechó su ocasión en el segundo tiempo.

No será una referencia, porque es una final, porque el técnico francés acababa de asumir el cargo y porque en los días previos todo apunta a un guion muy distinto.

Atlético espera un Real Madrid de contragolpe y habla de presionarle arriba y marcar primero. Zidane no ofrece pistas sobre su planteamiento, pero su mentalidad es ofensiva y saldrá al ataque, seguramente más preparado que en el duelo entre ambos equipos en la segunda vuelta de Liga.

Keylor Navas-Oblak

Han sido los dos porteros más determinantes en el fútbol europeo. Keylor es el guardameta menos goleado de la Liga de Campeones, con solo dos tantos encajados en el camino del Real Madrid a la final. Jan Oblak es el mejor seguro para elevar el brillante trabajo defensivo del bloque del Atlético de Madrid y es el guardameta menos goleado en Liga con un registro que iguala récords de 18 tantos en todo el campeonato. Ha dejado su portería a cero en 32 de sus 50 partidos oficiales.

Keylor firma la temporada de su vida tras un inicio en el que estuvo con pie y medio fuera del Real Madrid camino del Manchester United. Nada lo desequilibró y su fortaleza mental lo ha llevado a cumplir su sueño de triunfar en un grande siendo decisivo.

Oblak se consagra como uno de los mejores porteros del mundo, siempre metido en los encuentros para decidir con paradas decisivas ante las pocas llegadas de los rivales del Atlético de Madrid.

Sergio Ramos-Godín

Son las dos referencias defensivas de Real Madrid y Atlético, el carácter y el espíritu de ambos conjuntos camino de la final de Milán, pero también dos futbolistas determinantes en su posición, como los líderes atrás de los dos bloques menos goleados de la actual Liga de Campeones por colocación, contundencia y ascendencia.

Su jerarquía en ambos equipos es incontestable. Goleadores en la anterior final de Lisboa, los dos son esenciales para entender el choque de San Siro. De su rendimiento ante delanteros de tanto nivel depende un porcentaje alto del ganador. Además, ambos se suman con determinación y poderío al remate en la estrategia a balón parado.

Modric-Koke

De ellos depende el juego de Real Madrid y Atlético de Madrid, para que el intenso duelo no caiga en una lucha sin fin en el centro del campo y añadan la brillantez a los dos equipos.

Modric y Koke juegan con la intensidad del resto y aportan un extra cuando el balón pasa por sus pies gracias a una calidad que pocos tienen. Los dos dan sentido a dos estilos de juego tan distintos. Del estado de Modric depende buena parte de la salud madridista. Es el futbolista que decide el ritmo y da sentido al juego.

El encargado de romper líneas del rival y alimentar de buenos balones a los tres de arriba. Con Koke el juego del Atlético de Madrid entra en otra dimensión. Su movilidad, apareciendo por ambas bandas y dejándose caer al interior para la subida de los laterales, es un quebradero de cabeza para sus rivales en el marcaje.

Es el encargado de nutrir de buenos balones a Griezmann y Fernando Torres, con una llegada a puerta rival que ha explotado su mejor momento, en la recta final de la temporada.

Bale-Saúl

Su transcendencia en sus respectivos equipos ha crecido hasta el máximo en el tramo final de la temporada. Ya no son dos futbolistas más para sus conjuntos, sino que su importancia se refleja por el desborde, la capacidad ofensiva, le velocidad y el gol del galés en el Real Madrid y la llegada, también el gol y su descomunal potencia física del reciente internacional español en el Atlético de Madrid.

A la final llegan los dos como titulares indiscutibles y con un rol de suma importancia. Tanto Bale, que ha marcado cuatro goles en sus últimos seis encuentros en el último mes y medio, además del decisivo para eliminar al City en semifinales, como Saúl, el tercer máximo goleador de su equipo y determinante frente al Bayern Múnich.

Benzema-Fernando Torres

Dos nueves tan diferentes como necesarios para sus equipos. Benzema y Fernando Torres son mucho más que gol para Real Madrid y Atlético. El francés ancla centrales rivales, realiza labor de desgaste con incansables movimientos inteligentes, caídas a los costados, liberación de espacios para la aparición de Bale y Cristiano.

El 'niño' es referencia en el juego aéreo para pelear todos los balones y en el estilo de juego veloz de contragolpe rojiblanco. Experto en la búsqueda de espacios donde lanzar desmarques, veloz para devorarlos.

Benzema ha vivido la temporada más dura de su carrera, marcada por temas extradeportivos que le han acabado costando la Eurocopa, pero curiosamente la más anotadora en el Real Madrid. 28 goles en 35 partidos antes de la final.

Torres pasó de ver a jugadores por delante suyo para Simeone a ganarse el puesto con su gran rendimiento. De sus doce dianas de la campaña, siete fueron en los últimos partidos. Marca el estado en el que llega a su final soñada con el equipo de su corazón. El partido de su vida.

Cristiano Ronaldo-Griezmann

Sus goles son casi indispensables esta temporada para el Real Madrid y el Atlético. De su definición, de su desborde y de su liderazgo ofensivo dependen muchas de las posibilidades de su equipo en Milán, la primera final para el internacional francés y la cuarta para el atacante portugués, frente a frente ahora por el título.

Cristiano, con la posibilidad de marcar por tercera final de la Liga de Campeones y de un nuevo récord de tantos en una edición del torneo, ha anotado 49 dianas en 48 encuentros oficiales, aunque encadena cinco derbis sin marcarle un gol al Atlético; Griezmann ha sumado 32 goles en 53 partidos de esta temporada, en la que ha batido su récord personal sobre la portería contraria en un curso, con un gol incluido en el último precedente entre ambos conjuntos.

Fuente: EFE / El Tiempo

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba