Bogotá aún no está preparada para vivir las 24 horas despierta

(Foto: Archivo / El Tiempo) (Foto: Archivo / El Tiempo)

Según Distrito y Concejo, medida de rumba extendida no logró disminuir ruido, ni inseguridad.

Por las cifras reveladas este miércoles en el Concejo, Bogotá aún no está preparada ni para la rumba extendida ni para asumir, por lo pronto, la una vida nocturna a plenitud. Aún estamos lejos de tener la ciudad que se mantenga despierta las 24 horas.

Así quedó evidenciado este miércoles durante el debate realizado en la comisión de gobierno del cabildo distrital. El secretario de Ambiente, Francisco Cruz Prada, dijo que ninguno de los establecimientos que se han monitoreado durante este 2016 ha cumplido las normas que limitan de ruido, uno de los temas que más molestan a los residentes de las zonas aledañas.

En una evaluación realizada en la calle 85 entre carreras 11 y 15, el primer indicador de ruido registró 69,3 decibeles y después de la visita solo bajó a 68,3, cuando la norma establece que el máximo permitido son 60 decibeles.

En Teusaquillo, sector de Galerías, uno de los más afectados por ruido, la primera medición arrojó 63,44 y, tras la medición de los funcionarios de la Secretaría de Ambiente, el resultado fue de 62,44 decibeles. En la zona T pasó de 73,87 a 68,63. Aunque el registro bajó 5,24 no cumple con la norma.

Con cifras de la Policía Metropolitana, el concejal de Opción Ciudadana Marco Fidel Ramírez afirmó que la rumba extendida, medida que fue implantada por la pasada administración y por la que establecimientos en 14 zonas tenían vía libre para trabajar hasta las 5 a. m., “le hizo mucho daño a la ciudad”. En este sentido, presentó los indicadores comparados entre el primer semestre del 2014 contra el 2015.

“Los conflictos que requirieron atención de la Policía se incrementaron el 50 por ciento, al pasar de 3.105 casos a 4.642” en las 14 zonas de la ciudad con sitios autorizados en su momento para la rumba extendida, dijo el cabildante.

El subsecretario de Seguridad y Convivencia, Daniel Mejía Londoño, sostuvo que la rumba extendida se revirtió porque ningún establecimiento cumple la normativa, sumado a los indicadores como el aumento en riñas, lesiones y expendios de drogas en esos sectores.

Mejía aclaró que el debate en el Concejo les indica que antes de tomar cualquier medida Bogotá debe prepararse en lo ambiental, en cultura ciudadana, seguridad, normativa, convivencia, para después sí dar el paso a una Bogotá que esté abierta las 24 horas.

“Vamos a trabajar con las asociaciones, de la mano de Fenalco, con cada uno (de los establecimientos) para la insonorización, la seguridad, los convenios de movilidad; en general, para que los bares cumplan y así puedan operar hasta más tarde”, dijo.

Frente al tema del Sello Seguro, un acuerdo del Concejo aprobado el año pasado, Mejía Londoño dijo que les gusta la medida y que la van a aplicar.

¿Qué es el Sello Seguro?

El Acuerdo 581 del 2015 obliga a sitios de rumba a:

-Plan de evacuación, salidas de emergencias, iluminación de corredores.

-Conceptos favorables de uso del suelo.

-Póliza de responsabilidad civil extracontractual.

-Servicio de conductor elegido/taxi seguro, con tarifas avaladas por el Distrito.

-Parqueadero con opción de dejar el vehículo toda la noche, con tarifa única.

-Contar con ventilación artificial y natural.

-Personal de seguridad para quienes se encuentren en el establecimiento.

-Sistema o adaptación que aísle el ruido hacia el exterior (insonorización).

-Simulacro de evacuación una vez al año, y difundirlo en redes sociales.

-Página web de servicio al cliente para quejas y reclamos de los usuarios.

-Sistema contra incendios.

-Capacidad máxima de ingreso de personas.

-Cámaras de video vigilancia dentro y fuera.

-Incentivar el respeto hacia vecinos y transeúntes.

Asobares respaldó la medida

Camilo Ospina, presidente de Asobares, se mostró este miércoles a favor de las medidas que va a tomar la Administración Distrital.

Destacó que se abran espacios de diálogo con todos los implicados en el tema, tanto del Distrito como de los establecimientos y los vecinos, y llamó la atención sobre la importancia de cumplir con el Sello Seguro de la mano de una reglamentación “que sea de política pública”. Además, no descartó la posibilidad de obligar a tener licencia para el expendio de licor.

Opiniones

Daniel Mejía Londoño, Secretario de seguridad 

“Este es un trabajo conjunto no solo con las autoridades, los comerciantes, los gremios, sino también con todas las asociaciones de vecinos afectados”.

Marco Fidel Ramírez, Concejal Opción Ciudadana

“La reglamentación debe ser condicionada a la seguridad, a la cultura ciudadana y a que los sitios de rumba reúnan todos los requisitos legales”.

Francisco Cruz Prada, Secretario de ambiente

“Vamos a cerrar los negocios que hacen ruido para tener una noche tranquila. Vamos a garantizar la tranquilidad de los habitantes”.

Diego Molano, Concejal Centro Democrático

“Hay que evaluar si se requieren licencias especiales por horario para que los establecimientos asuman su propia responsabilidad”. 

Fuente: El Tiempo

 

 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba