Aumenta la agresión a los conductores de TransMilenio

(Foto: Mauricio Moreno / EL TIEMPO) (Foto: Mauricio Moreno / EL TIEMPO)

En este primer semestre han atacado a 90 operadores de troncales. El SITP ha reportado 319 casos.

La intolerancia de algunos pasajeros y otros actores viales hacia los conductores de los buses del Sistema Integrado de Transporte (SITP) y de TransMilenio (TM) sigue en aumento.

En los primeros seis meses de este año van 409 ataques contra estos operadores, cifra superior a la registrada el año pasado en este mismo periodo, cuando fueron 292, de acuerdo con los datos revelados por TransMilenio.

Los más afectados siguen siendo quienes conducen los buses zonales, con 319 casos en este primer semestre, 54 más que el año pasado en este mismo tiempo (265).

Una de las más recientes agresiones a un operador del SITP se registró la semana pasada en la localidad de Ciudad Bolívar.

Uno de los compañeros del operador atacado, quien prefirió mantener su nombre en reserva, relató que todo sucedió cuando el conductor le reclamó a un hombre que trató de colarse. “La respuesta del pasajero fue sacar un arma blanca y atacarlo. Afortunadamente no pasó a mayores”, agregó el hombre.

Otro caso se presentó en la calle 19 con avenida Caracas. En ese momento, un supuesto pasajero intentó robar dentro del vehículo y el conductor, al evitarlo, fue golpeado en una mano.

TransMilenio manifestó que entre los principales motivos de estos actos de intolerancia se encuentran las reacciones de los evasores al no permitirles el ingreso irregular.

“Otros casos son por no detenerse en la parada que no le corresponde a la ruta. También están los usuarios que viajan en estado de embriaguez, las agresiones de conductores de otros vehículos por actos de la vía, el malestar ante robos dentro del sistema, los vendedores ambulantes que son sacados y los usuarios que ingresan hacia el final de una ruta y no quieren descender del bus para poder viajar sentados desde el inicio del recorrido, entre otros”, agregó TransMilenio.

Conductores consultados señalaron que uno de los sectores más peligrosos para ellos es la avenida Ciudad de Cali con calle 38 sur, sector de Patio Bonito, en la localidad de Kennedy.

“Muchas veces preferimos no parar en estos puntos porque jóvenes se suben y roban dentro de los buses”, aseguró a este diario uno de los operadores.

Un video, que fue viral hace algunos días, muestra cómo dos hombres que viajan en una camioneta de color negro se bajan y rompen los vidrios del bus azul, y luego uno de ellos se trata de meter por la ventanilla del conductor del bus de transporte, lo agrede y le quita el teléfono celular con el que grababa.

Hugo Acero, experto en seguridad, dijo que este aumento en las agresiones no está desligado del incremento de las riñas que se ha dado en la ciudad. “Los conductores, antes que igualarse en las agresiones a los usuarios del transporte, tienen mecanismos para tratar de calmar este tipo de problemas. Muchos son agredidos porque los atacantes saben que estos no pueden oponer resistencia” agrega el experto.

Daniel Mejía, subsecretario de Seguridad aseguró que la Administración trabaja con más policías dentro del sistema y con un grupo especial vestido de civil de las especialidades de inteligencia e investigación criminal. “Hay un plan importante de expansión de cámaras en el sistema, lo cual nos va a permitir identificar a las personas que agredan a los conductores, pasajeros y a la misma Policía”, manifestó Mejía.

Darío Hidalgo, experto en movilidad y subgerente del sistema, afirmó que puede haber frustración de parte de algunos pasajeros, algunas veces porque el servicio es demorado en las rutas o porque los buses pasan llenos.

“Los conductores del transporte de servicio público trabajan en situaciones muchas veces difíciles, como la congestión y el tráfico vehicular, y si a esto se suma la intolerancia de los usuarios, el tema es aún más grave”, destaca Hidalgo.

 

Fuente: El Tiempo

 

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba