Las misas al aire libre del padre Chucho no van más

(Foto: Archivo / EL TIEMPO) (Foto: Archivo / EL TIEMPO)

Por una tutela, el sacerdote no podrá hacer más eucaristías en el parque de Castilla.

Las multitudinarias misas al aire libre que hacía el padre Jesús Hernán Orjuela, padre ‘Chucho’, en el parque de Castilla, Kennedy, no volverán a causar problemas con los vecinos del sector, como el que ocurrió con el sonado caso de la pelea contra ‘Los testigos de Gokú en 2015’.

En esta ocasión, una protesta pacífica de algunos visitantes del parque para quejarse por estos eventos terminó en una pelea con los feligreses en la que tuvo que intervenir la Policía.

A raíz de esto, un juez del juzgado 31 civil de Bogotá decretó el pasado jueves que, por violar los derechos de recreación, salud y uso del espacio público de los niños del sector cercano al parque, el padre Chucho debe dejar de “realizar eventos que convoquen numeroso público hasta tanto obtenga los permisos respectivos”.

Además, ordenó a la Alcaldía Mayor de Bogotá, a la Alcaldía Local de Kennedy, al Departamento Administrativo para la Defensoría del Espacio Público, al Instituto Distrital de Recreación y Deporte, a la Secretaría Distrital de Ambiente, a la Secretaría de Movilidad y a la Policía de Tránsito de Bogotá que hagan aplicar las normas de uso del espacio público.

Arturo Vargas Sánchez, el demandante, presentó a la justicia que desde 2014 la Secretaría de Gobierno le había confirmado que, por generar aglomeración de personas y vehículos y exceder los límites de sonido, estas eucaristías del padre 'Chucho' eran una ocupación indebida del espacio; afirmación corroborada en 2015 por el IDRD, que negó haber autorizado dicho evento.

Por su parte, César Augusto Almonacid, representante de la Diócesis de Fontibón, y Pedro Ávila Orjuela, abogado de la parroquia Jesús Amor Misericordioso, alegaron en diferentes momentos tener la aprobación de la Junta de Acción Comunal del barrio Castilla para hacer las misas.

Al respecto, según el fallo, el padre Chucho dijo que "los hechos narrados en la demanda no son ciertos" y que esto "se trata de una persecución religiosa del actor en contra de la Iglesia Católica".

Fuente: El Tiempo

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba